¿La edad de oro del periodismo? por Martín Cid

 

¿La edad de oro del periodismo?

 

Me escribe mi amigo (y director de la revista Primacía, así que habrá que hacerle ‘la pelota’) un email en el que emplea la expresión ‘la edad de oro del periodismo’. Sin ganas de llevar la contraria a nadie (y conste que no tengo ni idea de cómo viven los periodistas por este país –que sí que lo sé, es que me hago el tonto como nadie-) me gustaría comentar un dato que sucedió hace pocos días.

 

http://www.martincid.com

   

Amazon (ese gigante de la venta americano, sí) va y se compra el Washington Post por la cifra de 120 millones de dólares. Francamente, teniendo en cuenta que eso es lo que cuesta un piso (de lujo, eso sí) en Manhattan (eso también) la cifra me parece poco menos que ridícula. El Washington Post, que hace poco desenmascaró otra trama de ciber-espionaje en colaboración con otro periódico inglés (ahora no recuerdo si fue The Guardian, no anda mi memoria muy allá, será por el whiskey)… y a los pocos días viene Amazon y lo compra por unos cuantos millones de dólares que, francamente, a estos tíos no les da ni para pipas.

El NY Times (que es un monstruo del periodismo) tiene su público fiel y no tengo datos fiables sobre sus economías, pero creo que se ha fusionado con otro periódico americano. Éstos van por suscripción y son casi los únicos en América (del Norte, ellos se han agenciado eso de América sólo para ellos pero tengo entendido que por ahí abajo queda todavía gente). El Huffington Post (o HuffPost o como quieran decirlo) se está convirtiendo en un pequeño monstruo porque estos tíos me parece a mí que van muy bien encaminados (sí, son un poco ‘amarillos’ ellos pero saben por dónde van los tiros). El USA Today, que si no es el más vendido de América por ahí anda, sigue como toda la vida: una cosa discreta que informa rápidamente sobre el tiroteo de la semana.

Viendo una serie (americana, por supuesto) de esas que están ambientadas en NYC (que son las iniciales de Nueva York) va y dice el protagonista que él, por supuesto, no lee el NY Times, una cosa creada sólo para la élite (me sentí halagado, claro, ahora voy a formar parte de la élite, menudo chiste) y que, en cambio, él leía el post, como todos los newyokers (que aquí se dice neoyorkino o algo por el estilo. Bien, amiguetes, si tenéis tiempo echadle un ojo a esa joya del periodismo que ya publicó la foto de un tío siendo arrollado literalmente por el metro en la estación de Times Square. Claro está, el periódico ni corto ni perezoso lo publica, se forra a visitas y a vender periódicos mientras el Times sigue discutiendo sobre el ciber-espionaje (ya sé que no coinciden en fechas, pero para aclararnos el ejemplo nos vale igual). Siento insistir, echadle un ojo porque estos tíos no se cortan a la hora de dar a la palabra ‘chabacano’ un nuevo y más completo sentido.

Y así están las cosas… la Rolling Stone tampoco se corta en hacer una review de Lady Gaga (y a mí que me habían dicho que eso de Applause no existía en inglés, pero mira por dónde que ahora sí que existe)… el Hollywood Reporter hace lo que puede y el Forbes está a un paso de convertirse en una revista de celebs (en Inglaterra lo llaman celebrities, pero es que los ingleses son muy finos). Por cierto, ¿alguien que haya estudiado inglés me podría explicar el significado del verbo ‘wow’? Pues como aquí no hay nadie lo haré yo. Cuando un americano dice ‘wow’ es que le ha asombrado. Antes era una interjección o algo así (¿interjección? Debería haber atendido mejor en las clases de lengua). Pues bien, estos tíos cogen una palabra que funciona como adjetivo o como lo que sea y la convierten en un verbo. ¡Jo, pero qué divertido es pegarle patadas al diccionario! Si antes algo era ‘amazing’ en inglés fino, ahora es ‘wowizer’ (manda co…) y puedes decir tranquilamente en una revista de prestigio (la R.S.) algo así como ‘she doesn’t wow’ (estupefacto estoy).

Bueno, amigos, espero que no crean que tengo mala leche pero yo me lo paso pipa con estos tíos que lideran el mundo con su superior cultura. Me voy a escribir sobre celebs, que cada día me wowizan más porque tengo que ver a si patento por ahí algún invento y me forro a dólares y me compro, no sé, el Huffington Post. ¿Tú qué opinas, Arianna? Por cierto, y esto sí es sincero, esa tía los tiene bien puestos: éxito, madre… ¡y money! ¡Tons of dollars! See you later, my Friends (que me abro, vamos)

 

 

 

Primacía no se hace responsable de los contenidos ni comparte necesariamente la opinión de sus colaboradores

Share Button