ME DA IGUAL, por ANA ISABEL ESPINOSA

ME DA IGUAL


Los políticos se afanan en hacer inauguraciones. No cambian el país mas que para darnos la badana, pero eso sí, quieren perpetuarse en ello. No sé cuanto se gastarán en publicitar lo bien que lo han hecho, pero debe ser una pasada. Desde luego más que para ambientar una sala de juegoterapia, para niños enfermos de cáncer. Pero seguimos en ello. Las puertas giratorias van embaladas y los que aplanamos la espera con los pies de barro, no llegamos ni a sacar resuello.

 ANA ISABEL ESPINOSA 

   

 No tenemos derecho ni a quejarnos, porque lo ilegal nos acosa, los corruptos nos invaden y ya olemos a nivel internacional, sin que nos importe un ápice. Los que pagamos impuestos nos sublevamos y nos hacemos de ácido, cuando vienen a casa a darnos un presupuesto y lo quieren en negro. Se nos ha sometido al imperio de la picaresca, a las gansadas de abrir la boca y esperar que caiga el maíz, porque es tan cotidiano como ver a un antiguo ministro paseándose por los juzgados, presunteando. Nos agarramos a un clavo ardiendo que nos funde las huellas dactilares de lo que fuimos, un pueblo trabajador y orgulloso, para desmembrarnos viendo en lo que nos han convertido. Nos conformamos con sobrevivir como los de "Supervivientes", esperando que pasen los días, tumbados sobre la arena, embadurrándonos de potingue. La cucarachas heredarán esta tierra. Ellas tan amigas de no poner ascos, ni aún cuando se miran en la luna de un espejo. Dadme pan y circo, campañas electorales y ferias, que quiero tomarme todo el vino de cosecha, en una misma noche de fiesta. Desvalijar ya no es delito, sino una pena que compartimos en el Adn, para mayor gloria nuestra. Qué bien lo hemos mamado, hasta los nuevos que se incorporan, que vienen con afilados dientes, empezando a dar dentelladas a nuestra confianza y entrega. Pero solo somos carne fresca, desechable, no se olviden y como este tiempo que me dedican, perecederos y predecibles. Háganme caso y vayan al día, sobrevivan, túmbense a pie de playa, que paga Telecinco. Que hay que cotillear, se cotillea, que hay que acuchillar a un amigo, se acuchilla. Que alguien tuerce la cara y la pone de Joker, se le despide, que para eso somos liberales y el despido está a la que salta, para ponernos otro que más nos guste , que nos dore la píldora hasta tragárnosla. Háganme caso y no digan que les asquea, digan que les da grima. Que no creen en los pelotas, ni en los defraudadores, pero sí en la política honrada o en los que buscan el bien común. Que son gentes de ideas profundas, hundidas en los ideales más generosos. Luego tuerzan la senda y ríanse, como hacen ellos que pegan carteles con nuestra hiel. Los políticos se afanan en hacer inauguraciones y nosotros en vegetar sin rompernos la crisma, para que no nos aparten y nos llamen asociales por ver la basura que los demás se tragan. El paso de la cofradía de los destemplados vienen cargado de desilusión y apatía. También de grima, nunca de asco, que te marca la boca y las manos con asocialidad de todos aquellos que viven de forzar la sonrisa sin que se les note. Peguemos carteles y creamos que ellos, los de las siglas, nos que van a proveer trabajo, que nunca nos subirán los impuestos, ni nos dejarán sin fondos de pensiones. Creamos que es gratis, como echarle de comer a las palomas sarnosas que en vez de peregrinar paz, parece que son eslogan de mares de enfermedades infecciosas. O lo mismo hagamos, levantándonos de la tumbona, protestando y dando quehacer. Nunca asco, que da grima y te hace asocial y te expulsan con cara de Joker de los círculos más elevados.

 



   

Primacía no se hace responsable de los contenidos ni comparte necesariamente la opinión de sus colaboradores

Share Button