Crítica

Medio Ambiente y desarrollo.

  Imprimir E-Mail


Parece que el mundo gira sobre el medio ambiente, la sostenibilidad y el cambio climático. Sabemos a ciencia cierta que la mayoría de los gases tóxicos producidos por los automóviles, el Gasoil y derivados de los mismos están perjudicando seriamente al planeta y también  que los medios están con las nuevas tecnologías para cubrir en parte o en la mayoría motores y sistemas para seguir funcionando de igual forma, pero los intereses,  y las maniobras del poder parece que sean ajenos a la vida a los que estamos inmersos en lo que nos toca vivir y hacen caso omiso a la cruda realidad, para colmo los que si están predispuestos hacer algo, son marionetas del poder, sin poder cambiar nada y aquellos que lo deseamos de corazón apenas son escuchados ni pueden hacer nada para cambiarlo. Siempre la historia se repite y por desgracia suspendiendo los cursos y las asignaturas pendientes y esta la del medio ambiente es grave. 

  
   
El desarrollo parece encontrarse en una encrucijada: o bien los países más pobres o en vías de desarrollo quedan excluidos de la prosperidad, o bien se reestructura el modelo de bienestar para que todos quepamos en él. Jared Diamond, en su libro Colapso, habla del “síndrome de la Isla de Pascua” para referirse a aquellas sociedades que terminaron en su día empobrecidas y barbarizadas por no considerar los límites biofísicos en los que necesariamente se inscribe la actividad económica de las sociedades humanas. Invito al lector a adentrarse en el apasionante número de Crítica que tiene entre sus manos y que reflexione sobre lo que planteamos y sus implicaciones para el futuro. Pero sobre todo, le invitamos a no negar la evidencia, a no “hacer oídos sordos”. Le invitamos a escuchar, porque como ya dijo Víctor Hugo “produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha”.