EDITORIAL ENERO 2016 – JESÚS PÉREZ MARQUÉS

Jesús Pérez Marqués 

Jesús Pérez Marqués

Director cepaec,  revista Primacía

Editorial Enero 2016

 

Cuando empieza un nuevo ciclo o un nuevo año, lo mejor es volver al principio. Cuando las palabras tenían el valor de las palabras sin tener que buscar sus acertijos y los valores se mantenían firmes dentro de una ética desvirtuada por la actualidad.

El día después de las elecciones llegó la hora de las reacciones y el análisis dentro de un espacio navideño y en vísperas de un inicio de año donde los cambios han formado parte de su final e inicio de 2016, cuadrar el puzzle electoral se  prevé tarea complicada.

El Partido Popular ganó EL 20-D las elecciones, pero lejos de la mayoría absoluta ya que logró 123 escaños. La segunda fuerza más votada fue  el PSOE, con 90 escaños. Entre los partidos emergentes, Podemos logró 69 y Ciudadanos tendrá 40. ERC se lleva 9 escaños, la nueva marca de CiU, Democracia y Libertad, se queda con 9 escaños y el PNV gana 6. Unidad Popular, la candidatura que lidera Izquierda Unida, tendrá dos escaños y UPyD queda fuera del Congreso.

Con estos datos la  gobernabilidad se prevé extremadamente compleja, pues ni Ciudadanos más PP ni Podemos más PSOE llegarían a la mayoría absoluta. De ahí que surjan quinielas con posibles combinaciones para formar Gobierno y hasta se baraja los comicios de unas nuevas elecciones.

Encontrar una fórmula de gobierno va a ser el reto de todos los partidos que por primera vez y tras una campaña mordaz ha llegado a estos resultados en las elecciones.

(Un antes y un después, la cabeza fría, el corazón caliente, la economía, el pasado, la desigualdad,) Todo va a quedar en manos de los políticos en momentos que el voto de la ciudadanía se ha combinado de forma estratégica, que deja las lecturas pendientes para un año nuevo el 2016.

Detrás de un voto hay una persona, esperemos que detrás de los políticos el bien común preceda a las ideas y el compromiso en esta nueva etapa que se ha creado, sea el bienestar general, que en definitiva es el deseo y la voluntad de la mayoría de los votantes y ciudadanos de este país.

Nada es fácil y ante unos resultados de soberanía popular los compromisos adquiridos deberían de ser y formar parte para que actúen con la responsabilidad que permita encontrar una fórmula de gobierno donde el propio auto control declive la balanza hacia lo más justo.

Jesús Pérez Marqués