EDITORIAL MARZO 2016 JESÚS PÉREZ MARQUÉS

 

Jesús Pérez Marqués

Jesús Pérez Marqués 

Director cepaec,  revista Primacía

Editorial Marzo 2016

Vivir de la renta, es haber trabajado y poder recoger su fruto en el tiempo si el tiempo va unido al equilibrio. El problema es que algo ha pasado con la balanza del equilibrio que anda desnivelada y mantiene la incertidumbre como expectativa de futuro.

Que no tiene nada que ver con el problema, pero queda muy bien para salir del paso y dejarnos a todos como estábamos. ¿Quién sabe si la solución es esa? Seguir en la incertidumbre para no quejarnos demasiado y enturbiar si cabe más la situación actual.

Volver al pasado en la forma de hacer justicia pretendiendo estar por encima del futuro es una osadía cruel que nos hace más pequeños.

Justificar la atrocidad con leyes inmorales no debería representar a ningún tipo de justicia, venga de donde venga y la imparta quien la imparta y menos en representación de civilizaciones que se creen superiores, pero lo justo de lo injusto apremia razón por todos sus poros.

O verdaderamente el problema es que las formas, los contenidos, los hechos y las ideas no están lo suficientemente claras para poder salir y la presión es solo un medio de reconocimiento de errores para obligarnos a cambiar.

Bueno, si entramos en filosofía con la que está cayendo, al final y sin querer, le habré puesto hasta sal al tomate. Pero estos males los llevamos arrastrando mucho tiempo con otras formas y comportamientos y la cuesta de enero y febrero siempre han sido cuesta arriba.

Alguna razón que desconozco e imagino, pero que guardo como tesoro en el baúl de las contrariedades, me lleva a salir del mismo espacio donde nos han tenido durante tanto tiempo.

A sí que no nos perdamos en nimiedades de autoprotección y ayuda de las políticas a los ciudadanos y disfrutemos de la vida tal como nos viene.

Votemos, saltemos, vibremos de alegría y olvidémonos de lo que otros quieren hacer por nosotros, empecemos nosotros mismos a ser felices, y si nos quieren jorobar, que se joroben ellos, que se peleen ellos, que para eso están cobrando y han elegido el camino de las ideas auto protectoras de los demás, que se enfrenten en sus cargos hacia lo mejor para nosotros y nosotros, olvidémoslos, seamos felices, no caigamos en la trampa continua de la liberación a fuerza de cabreos y rencillas y que la justicia que ellos mismos han creado y cambiado tantas veces, les libere o los encierre, dentro de sus actitudes he intenciones.

Vivamos en lo que nos dejan vivir, disfrutemos mientras podamos disfrutar, que aun que nos parezca mal esto es democracia, y para bien o para mal, hasta ahora nada a revolucionado tanto las libertades de los hombres, y entre perdidas, morales, éticas, sociales, y no sé cuantas más, también hemos recogido aportaciones importantes en un mundo en el que la contradicción de la lucha por hacer las cosas mejor y desde diferentes posiciones nos va trasformando poco a poco y puede que de una vez por todas sea para conseguir un mundo mejor.

Lo veo difícil, demasiados intereses, para despertar acostumbrándonos a lo que parecía insólito y eso no es malo si hay un camino delante que entre todos con nuestros quejas y errores vamos subsanando.

Otros valores están por llegar pero mientras tanto, Viva la democracia, dejémosla que reine sobre las naciones y podamos ver aciertos y desaciertos sin indigestiones diarias, pasemos (si reflexionan y nos dejan) que tenemos que pasar con un sueldo cada mes y quien lo tiene, con él devenir de los impuestos y las normas y reglas dictadas para andar más justitos si cabe y en espera de que nos toque la lotería o ocurra un milagro, o nos sacrifiquemos en la continua superación para conseguir algo mejor.

Vayamos pasando los días de la mejor manera que podamos, que en definitiva y mientras no veamos más allá, mirar a lo de acá, lo de ahora, solo nos tiene al borde del subconsciente abismo que nos quita hasta el aire que respiramos.

Que decidan, que gobiernen, que nos hagan votar, pero que dejen el aire para respirar, que en definitiva tan solo es eso poder disfrutar de la vida sin la presión y la incertidumbre que nos acosa.

Jesús Pérez Marqués