ON THE ROAD” DE JACK KEROUAC POR MANEL BALLESTER

ON THE ROAD” DE JACK KEROUAC

MANEL BALLESTER

Una de las obras mas influyentes del siglo XX, inspiración para artistas como Dylan y Jim Morrison entre otros. Invitó a miles de jóvenes a conocerse a través de viajes y aventuras.El libro comienza presentando al impulsor de la mayoría de las aventuras que tienen lugar a lo largo de la novela, Dean Moriarty, pseudónimo de Neal Cassady, quien fuera el alocado «hipster» que se convirtió en héroe de todos los beats. El narrador es Sal Paradise, álter ego de Kerouac, fascinado por su ecléctico grupo de amigos, por el jazz, por los paisajes de Norteamérica y por las mujeres. En el primer párrafo de la novela se puede leer Con la aparición de Dean Moriarty comenzó la parte de mi vida que podría llamarse mi vida en la carretera, en el que Moriarty ya es presentado como el instigador e inspirador de muchos de los viajes de Sal.

On the road es una llama prendida  que ilumina a quienes están en busca de algo, si bien no nuevo, sí diferente.  El libro más famoso de la generación Beat es el favorito de muchos artistas.

una novela publicada por primera vez en 1957 en la editorial estadounidense Viking Press. En el camino es una novela en parte autobiográfica escrita como un monólogo interior y está basada en los viajes que Kerouac y sus amigos hicieron por los Estados Unidos y México entre 1947 y 1950 y contribuyó a la mitificación de la ruta 66.Está considerada como la obra definitiva de la generación beat y recibe su inspiración del jazz, la poesía y las drogas, describiendo un modo romántico y bohemio de vida.
“On the Road” es la voz de la juventud desinteresada, llena de ganas de vivir y de transformarse en un mundo que no cumple las expectativas. Pero a pesar de la grandeza de la obra, que nunca será olvidada y siempre formará parte de las obras que todo joven debe leer, no podrá ser equiparada con libros de temática universal como “Guerra y Paz”, “1984” o incluso la poesía del estadounidense Walt Withman.

   fragmento : “entramos en El Paso cuando se hacía de noche, y sin un centavo.
Era imprescindible que consiguiéramos algo de dinero para gasolina o nunca llegaríamos.
Lo intentamos todo. Fuimos a una agencia de viajes, pero aquella noche no iba
nadie al Oeste. La agencia de viajes es el sitio adónde se va a obtener asiento en un
coche a cambio de compartir el precio de la gasolina, cosa legal en el Oeste. Siempre
hay esperando tipos miserables con maletas destrozadas. Fuimos a la estación de los
autobuses Greyhound para tratar de convencer a alguien de que nos diera el dinero en
lugar de adquirir un billete para el Oeste. Pero fuimos demasiado vergonzosos para
acercarnos a nadie. Nos paseamos melancólicamente por allí. Afuera hacía frío. Un
estudiante se puso a sudar cuando vio a la atractiva Marylou e hizo grandes esfuerzos
por disimularlo. Dean y yo nos consultamos la cosa y decidimos que no éramos
macarras. En esto, un muchacho alocado y bruto, recién salido del reformatorio, se nos
pegó, y él y Dean fueron a tomar una cerveza. “
CompartirShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneTweet about this on TwitterPrint this pagePin on PinterestShare on LinkedIn