El Mobile World Congress se queda en Barcelona.

El Mobile World Congress se queda en Barcelona. La GSMA, organizadora del congreso, ha emitido un comunicado esta tarde en el que asegura que la edición de 2018 se celebrará en la capital catalana del 26 de febrero al 1 de marzo.  Sin embargo, la organización "continúa monitorizando la situación en España y Cataluña y evaluando cualquier impacto potencial para la Mobile World Capital y el Mobile World Congress".

En un escueto comunicado, la GSMA ha recordado que tiene un acuerdo con sus socios en Barcelona para que el congreso se celebre en la ciudad hasta 2023.  La incertidumbre generada por la posibilidad de que Cataluña declare su independencia de forma unilateral ha generado preocupación entre el las empresas catalanas, una inquietud a la que tampoco es ajena la organización del Congreso Mundial de Móviles, aseguran fuentes del sector.

Aunque la organización del Mobile deja claro en el comunicado que hay un acuerdo para que Barcelona acoja este evento en los próximos cinco años, también evidencia que la GSMA, y en particular el consejero delegado de esta organización, John Hoffman, que estuvo hace unos días en Barcelona, siguen de cerca la evolución del conflicto político que se vive en Cataluña.

Hoffman, un gran conocedor de todo lo relacionado con Catalunya y España (no en vano el congreso de organiza en Barcelona desde el 2006, con Fira de Barcelona, los ayuntamientos de Barcelona l’Hospitalet y el Ministerio de Industria involucrados en el mismo). El referéndum y las posibles consecuencias han sido tema de comentario en las reuniones de la cúpula, pero fuentes conocedoras de las mismas aseguran que no se ha puesto sobre la mesa un cambio de sede, sino que solo hay preocupación en lo referente a la operativa: garantizar la seguridad, hoteles, explicar bien a las marcas que no hay problemas en Barcelona...

El año pasado, el Mobile World Congress registró un nuevo récord de visitantes, con 108000 profesionales, y se estima que su impacto económico se situó en torno a los 465 millones de euros. En julio de 2015, la GSMA anunció la renovación de Barcelona como sede del Congreso Mundial de Móviles al menos hasta el año 2023. Se trata de un evento que el año pasado generó 13.200 puestos de trabajo temporales y que dinamiza la economía de Barcelona y su área metropolitana durante los días en que se celebra.

La organización de la GSMA siempre está atenta a cualquier tipo de conflicto que incida en este evento, y en los últimos años las huelgas en el servicio de metro han provocado el malestar de la organización del congreso, pese a estas circunstancias GSMA , que agrupa a 800 operadores con casi 300 empresas del ecosistema de la telefonía móvil prepara ya la que será su edición más ambiciosa.

El congreso, pues, sigue su curso. Gran parte del espacio está ya reservado, y se trabaja en el programa de conferencias y actividades. La organización espera la presencia de más de 2.300 empresas de todo el mundo entre ellas, Facebook, Google, HTC, Huawei, y superar los 108.000 visitantes de todo el mundo que en la pasada edición asistieron a la feria.

También está confirmada la celebración en paralelo del 4YFN, el congreso de start-ups, así como la segunda edición del Women4Tech programa para reducir la desigualdad de género en la industria y el Youth Mobile Festival (YoMo) festival para estudiantes.

Sònia Figuerola.

Fotos: Gonzalo Mirón.