El ICAB apuesta por la mediación para rebajar el colapso de los juzgados



El ICAB, que considera que el ejercicio de la abogacía no es incompatible con el ofrecimiento a los clientes de fórmulas de resolución de conflictos extrajudiciales, ha querido recordar que el Consejo de Europa recomienda desde 1998 a sus Estados miembros promover la mediación para agilizar la resolución de conflictos. En nuestro entorno europeo la evolución de este sistema no ha sido homogénea. En España la evolución ha sido constante hasta la promulgación de la Ley 5/12 del 6 de julio, pero en estos momentos está sufriendo un cierto estancamiento en cuanto a su promoción, divulgación y práctica. De hecho, según el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en 2015 sólo se derivaron un 0'17% de los asuntos a la mediación intrajudicial.

Según el ICAB, el alto grado de conflictividad social no puede ser asumido por los juzgados españoles, que no disponen de tanta capacidad y, en algunos casos, pueden acabar colapsados. En este sentido, la institución considera que incentivar la mediación desde la abogacía es básico para garantizar el derecho de defensa y el acceso a la justicia. En concreto, la mediación tiene todavía un amplio margen de crecimiento en España en el ámbito civil, mercantil y de empresa, en las actividades gremiales, en el derecho de consumo, en los conflictos entre comunidades vecinales y en los de conflictos de los particulares con la administración de justicia.
Ante esta situación, la nueva Junta de Gobierno del ICAB, que tomó posesión de sus cargos hace seis meses, se ha comprometido a favorecer la capitalidad de Barcelona como centro de prestigio en mediación y arbitraje y a promover la inclusión los medios de resolución alternativa en los planes de estudio de las facultades de Derecho y de los masters de acceso a la abogacía. En esta misma línea, ya se han llevado a cabo diversas acciones favorables a la mediación en este periodo inicial de mandato, como son la modernización del Centro de Mediación del ICAB o la negociación de convenios de colaboración con Ayuntamientos por temas de arrendamientos, con entidades de crédito y/o financiación para fomentar la mediación civil y concomunidades étnicas o vecinales para fomentar la mediación comunitaria.
Por último, el ICAB ha pedido a todos los agentes implicados (administración, colegios de abogados catalanes, españoles y europeos, judicatura, registradores, notarios, cámaras de comercio, etc.) un compromiso conjunto para desjudicializar conflictos a través de la mediación. De este modo, la institución asegura que los juzgados podrán dedicarse sólo aquellos asuntos que no pueden resolverse por otras vías de resolución alternativa y rebajarán considerablemente su colapso.