La Rumba, la alegría y el colorido se citaron en la versión 60 de la Feria de Cali

La Rumba, la alegría y el colorido se citaron en la versión 60 de la Feria de Cali

La asistencia masiva a los eventos, la calidad artística de los mismos, la generación de empleo, la atracción de turistas, la buena imagen de la ciudad y la dinamización de la economía son algunos logros alcanzados por la versión 60 de la Feria de Cali.

Cuatro días después de concluida la fiesta, cabe destacar, sobre todos los aspectos, cómo esta celebración concita el interés de ciudad y aflora la caleñidad, lo que además contribuye a que se reafirme el sentido de pertenencia y el orgullo por lo propio.

Eso, además de ver cómo durante seis días Cali se convierte en el epicentro de las festividades de fin de año y los ojos del país se vuelcan a ella, expectantes de lo que aquí ocurre y de cómo avanza la celebración.


Este año, en la Feria se invirtieron $15.000 millones, de los cuales $10.000 fueron aportados por el Municipio y el valor restante correspondió a boletería, patrocinios y espacios concesionados.

Tuvo en su programación 60 eventos, de estos 56 fueron gratuitos y contó con una alta participación de artistas, entre ellos los 1600 que hicieron parte de su desfile inaugural de Salsódromo, el 25 de diciembre, donde a pesar de la lluvia, la mayoría del público se mantuvo hasta el final.

También tuvieron una alta asistencia el Día del Pacífico, el 26 de diciembre, evento que parece haber sobrepasado la capacidad de la Plazoleta de San Francisco; la Tarima de Salsa en la Calle de la Feria y el Encuentro de Melómanos y Coleccionistas, que tuvo aforo total cinco de los seis días, además de constituirse en el espacio que más interés despierta, por todo lo que allí converge alrededor de la música.

La calidad de los desfiles de Autos Clásicos, este año con la presencia del Grupo Niche y Guayacán, y del Cali Viejo, con un viaje a las nostalgias, al deporte, a la solidaridad y a la tradición, se convirtieron en el mejor pretexto para pasar las tardes de feria en familia.

Hay que recordar que la Feria estuvo antecedida por una fuerte polémica en torno al encerramiento del Salsódromo, que además debió ser reformado, atendiendo las críticas ciudadanas y en respuesta a una tutela. Situación que fue aprovechada para hacer politiquería y populismo y que atendió más a intereses particulares que al sentir general.


Sin embargo, el fondo de la discusión sobre la gratuidad de los eventos de Feria es uno de los aspectos que está por evaluar este año, según la Gerencia de Corfecali. Eso, además de examinar la posibilidad de otro lugar dónde realizar los desfiles. Análisis que vuelve a traer a la mesa la falta de un espacio definitivo para celebrar eventos como este y otros como el Festival Petronio Álvarez y el Festival Mundial de Salsa.

Otro evento que habrá que revisar es el Superconcierto, que a pesar de ser una concesión hace parte de la programación oficial de la Feria y este año fue blanco de duras críticas por los costos, el tratamiento a algunos artistas y la organización general del mismo.

Con todo y ello, lo que al final quedará en la bitácora es que la celebración de los 60 años de la Feria dejó un balance positivo, con aspectos por mejorar, pero con una gran acogida en la ciudad.


Miles de caleños y turistas asistieron este año a los desfiles de la Feria de Cali en su edición número 60. El Salsódromo, el de Autos Clásicos y Antiguos, y el Cali Viejo reivindicaron lo mejor de la cultura, la alegría y el talento de la capital del Valle.

Fue una rumba gigantesca que ni el mismo 'San Pedro' se quiso perder y que estuvo cargada de momentos emocionantes. El Salsódromo, además de ser un espectáculo de baile, magia y color, es un espacio lleno de detalles que tal vez un espectador común no alcanza a captar en su totalidad.

El desfile, compuesto por seis grandes 'alas' o secciones, se extendió a lo largo de 1.5 kilómetros en los que aparecieron desde alusiones a la gastronomía vallecaucana, hasta homenajes a los tambores africanos y remembranzas a los juegos tradicionales de los barrios caleños.

Salsa, rumba y mucha alegría reflejan las fotografías de la décima edición del Salsódromo que inauguró la 60 Feria de Cali. Mil bailarines y 30 escuelas de salsa deleitaron al público asistente: más de 200.000 personas.

La lluvia acompañó la noche pero no pudo ahogar el ritmo que impusieron los artistas y el carisma de los asistentes. Así se prendió la Feria de Cali 2017

La energía de la batucada africana fue una de las grandes novedades del Salsódromo. Se llaman 'Aainjaa', vinieron desde Bogotá y se les reconoce como "la batucada más grande del mundo". Para su presentación en el Salsódromo recibieron entrenamiento en la capital de la República por parte de percusionistas caleños que les enseñaron especialmente el toque de la campana. El potente sonido de sus tambores, su energía vibrante y su presencia escénica levantaron el ánimo de las graderías desde el primer minuto.

El show de Camilo Zamora, el hombre de la 'gran sonrisa', fue nuevamente el encargado de abrir el máximo evento de la Feria de Cali. Después de pertenecer a la escuela de baile Rucafé, cuando tenía 18 años, pasó a ser una de las grandes estrellas de Delirio por más de una década y desde ahora hace varios años es el abanderado del Salsódromo.


La compañía 'Swing Latino', encargada desde hace cuatro años de hacer el show de apertura de las escuelas, sorprendió a los asistentes con un montaje en el que no solo hubo salsa. 'Gracias a la vida', quizá el más emblemático tema del repertorio de Mercedes Sosa, fue la apertura de su espectáculo salsero.

El pastel de los 60 años con campeones de baile Yinesa Ortega y Stevens Rebolledo se llevaron el oro en los World Games el pasado 28 de julio. Por eso, en el Salsódromo, lucieron sus medallas y ocuparon el puesto número 1, pero esta vez en los corazones de los caleños. Para lograrlo se montaron en una gran estructura que representaba la torta de cumpleaños de los 60 de la Feria de Cali.

 

En el desfile también hubo representaciones de personajes que fueron reconocidos en la ciudad como Jovita Feijoó, 'la reina eterna de Cali'. Esta carroza evidenció la unión entre el Carnaval del Cali Viejo y el Salsódromo de la Feria, proceso que busca darle una transformación a la Feria para lograr mayor participación ciudadana.


Cuando los niños saltan a la pista del Salsódromo el público enloquece. Y esta vez no fue la excepción. Ocho escuelas con 140 pequeños bailarines, entre los 8 y los 14 años, se llevaron los aplausos de las graderías con sus coreografías, que nada tenían para envidiar a las de los adultos.


Con muñecones y retablos de 'El Loco Guerra', Amparo Arrebato, Jorge Isaacs, entre otros personajes típicos, los artistas del Salsódromo llevaron al público caleño al 'ayer' de la ciudad.

Con un homenaje a Áymer Álvarez, maestro de la fotografía y gran salsero, inició el ala de los bailadores en el desfile del Salsódromo.

Alrededor de 10 parejas se pusieron su mejor 'pinta' de baile y demostraron que la salsa está viva en discotecas y otros escenarios musicales de la ciudad.

Lugares como Cristo Rey, el cerro de las Tres Cruces, el Estadio Olímpico Pascual Guerrero y la Plaza de Cayzedo, se trasladaron a la Autopista Suroriental este lunes. El homenaje a los hitos arquitectónicos de Cali también se llevó grandes aplausos de los asistentes.

Mucho antojo generó entre los asistentes la alegoría gastronómica que tuvo el desfile en esta ocasión.
Pandebonos, macetas y cholados hicieron parte de la decoración de una de las alas del desfile, dedicada a destacar la riqueza de sabores que tiene la comida vallecaucana.

Miles de caleños aprovecharon las zonas gratuitas que estaban dispuestas para el show del Salsódromo. Centenares de personas disfrutaron del desfile en los tramos acondicionados para público de pie.
Camilo Zamora, imagen oficial de la Feria de Cali 2017, fue aclamado por los caleños y no dudó en acercarse y tomarse fotografías con el público.

Andy Montañez, cantautor puertorriqueño de salsa, cerró con broche de oro el Salsódromo. El fuerte aguacero no fue un impedimento para que el artista entonara 'Casi Te Envidio', 'Un verano en Nueva York', 'Hojas Blancas' y otros de sus éxitos.

Texto: Redacción/Corfecali
Fotos: Jordi Rull/El Pais/Corfecali