Editorial Abril 2018 Jesús Pérez Marqués

Editorial Abril 2018

Director: Cepaec – revista primacía

Jesús Pérez Marqués

 

 

El pasado y el futuro

Como negar el ayer siendo parte de las partes que hemos dejado en el camino de la evolución

Durante todo el recorrido, la búsqueda ha estado vinculada a la ciencia cosa que nos representa en un futuro cada vez mejor y eso es bueno a mayores adelantos más  nos alejamos del dolor y las consecuencias que lo causan, en definitiva estamos  mejor. Más personas somos, y más humanos nos podemos volver.

La dirección es la correcta, pero hay que entender que las partes sensitivas del cuerpo provocan sentidos que la ciencia no puede descubrir si no entra dentro de los mismos y hay que reconocer que aquellos que están por la ciencia no están por otra labor.

Las alternativas no dan paso al toro que han de lidiar los demás, la plaza, inmersa en la sangre derramada, está ausente de visionarios que hicieron disfrutar a la afición mostrando el capote sin enseñar la espada que mataría al toro y el toro mantiene la ornamenta firme porque sabe que los cuernos son efímeros y las orejas y el rabo son un triunfo menor a la hora de valorar una faena

En medio de la tempestad y para salir de ella, luz, sol, claridad, trasparencia, todo tiene sus tiempo y ya diría que hemos empezado con los traspiés de antes de ayer en el hoy que todos deseamos que afloren.

Otros espacios pasajeros, los de aquellos que no quisieron mirar, sin menos y sin más que el devenir de la existencia de los ciegos, o peor aún de aquellos que sabían de su existencia y como Pilatos se lavaron las manos.

Tantas supercherías y tanto engaño nos han llevado a la continua confusión grandes adelantos y ganancias en las formas y tantas perdidas y sentidos olvidados.

Que hacemos con las buenas palabras. Que hacemos con los buenos sentimientos. Que hacemos con las buenas voluntades, si encasilladas en sistemas se pierden en lo ajeno que no van ninguna parte. Que podemos hacer si, sin mirar o mirando, no nos dejan ver o hacer lo que nuestra voluntad cree justo. Como vamos a salir si encerrados en el horizonte no nos dejan mirar hacia el lado de lo que creemos como base firme para seguir por que ya no está.

Desconocemos tanto el pasado, como el futuro que nos depara la vida y hay que felicitar todas y cada una de las aportaciones de las nuevas tecnologías para hacernos vivir mejor, disfrutar más de la vida en comodidad y servicios y sufrir lo menos posible en el recorrido de la misma.

Pero hay que reconocer que lo cortés no quita lo valiente y lo más importante es el fin y el propósito de nuestras vidas. Individualmente y en su conjunto.

Como hallar otra razón si las razones que tenemos delante, pierden todo sentido y los sentidos van despareciendo por la sinrazón de mantener lo que tenemos al precio de seguir sin importar el precio y la propia lástima que provocara haber caído en tan absurdas formas de contradicción en la convivencia.

Como saber dónde vamos a estar, o nos van a llevar o vamos inevitablemente a ir, por carecer de los principios básicos de reclamar lo justo por muy efímero que parezca. Agua Fresca, aire puro, voluntad…

No ir a la par ciencia y espíritu es algo que no mantiene equilibrada la balanza y en ello tenemos que prestar nuestros sentidos si queremos realmente un mundo, más equilibrado, más humano, más justo con verdadera evolución.

El problema del tiempo, está en manos de quienes lo utilizan para borrar todas las huellas que nuestra alma ha dejado marcadas en su piel para llegar aquí.

Y desde aquí, no pensar siquiera en lo que nos depara nuestra propia existencia para el después o simplemente para seguir…

Jesús Pérez Marqués