Las costuras del alma Gira: El Barrio

Las costuras del alma Gira: El Barrio

EL BARRIO, regresa a los escenarios para presentar su nuevo disco, Las Costuras el Alma, su duodécimo álbum de estudio. En esta ocasión EL BARRIO se ha metido en la piel de un viejo sastre de corazones para contarnos nuevas historias a través de sus canciones.

El cantautor gaditano El Barrio regresa al panorama musical y lo hace con trece historias de amor y desamor.  El cantante se llevó una vez más el Palau Sant Jordi por delante con un concierto largo y serpenteante basado en su disco ‘Las costuras del alma’El cantante se llevó una vez más el Palau Sant Jordi por delante con un concierto largo y serpenteante basado en su disco ‘Las costuras del alma’.

Otro Palau Sant Jordi para El Barrio, ese cantante difícil de encasillar, al que la prensa suele mirar por encima del hombro y que año tras año sigue reforzando el vínculo con los suyos como un secreto compartido entre multitudes. Siempre mirando al presente: este sábado, el nuevo disco, ‘Las costuras del alma’, aportó la mitad del repertorio. Y transmitiendo a sus conciertos un carácter imprevisible, con cambios de guión e improvisaciones a voz y guitarra.

En el centro de la imagen, la silueta de José Luis Figuereo, tocada por un sombrero de ala baja recortada, ese símbolo adoptado por sus fans a cinco euros la réplica en el puesto de ‘merchandising’. Luciendo estampa y garganta, cerrando filas en torno a las señas compartidas (“¡Viva Catalunya, viva Andalucía, viva Camarón y vivan los barrieros!”) y demostrando, en fin, que se lo pasaba pipa en el escenario, disfrutando del momento hasta las dos horas y media de concierto.

Canciones que apuntaban a las penas más íntimas: la imagen de un corazón bombeando enmarcó la noche confirmando que El Barrio es un sentimental. Abrió ‘Lamía’, una instrumental un poco ‘heavy’ a la antigua, y apareció él, divo de americana blanca y sonrisa franca, enlazando otra canción nueva, ‘Playa de la luneta’, con la rescatada ‘Buenas noches amor’, piezas ambas espoleadas por ‘crescendos’ acelerados. Trucos para incendiar el despegue de la noche en que no hacía falta ni cantar porque el público ya lo hacía por él.

Pero sus canciones no responden a moldes precocinados y ofrecen con frecuencia trayectos arremolinados y estribillos largos, como en ‘Si no te quieren’, un arrebato de flamenco-pop en el que su voz se cruzó con las de sus dos atentos coristas. Nueva canción estrella: ‘Las costuras del alma’, cálida y sentimental sin caer en la intrascendencia del flamenquito.

El Barrio ha creado una casilla solo para él en la que hay un cantante romántico, un flamenco, un cantautor y un rockero, todos en uno, perfiles modelados por el encantador de serpientes que entona letras en primera persona y liga su destino a su proyección poética. En ‘He vuelto’, arrollador flamenco-pop de mercadillo, puso su ego por delante y en ‘Como llora el amor’ recordó que las estrellas también sufren. Ahí, en un medio tiempo atmosférico muy Triana, grupo al que evocó luego con la adaptación de ‘Tu frialdad’ a voz y guitarra.

En esta misma versión, en solitario, el cantante rompió el guión con una pieza que estrenó la otra noche en Bilbao, ‘Soy y no soy’, a sumar a la otra inédita que, de nuevo con la banda, ofreció acto seguido, ‘Neofita’, larga y con palmas, chulería y ecos del viejo rock andaluz, desprendiendo un aire primitivo que ofreció un afilado contraste. En la base de su formación de seis músicos, la poderosa batería de Anye Bao, un veterano que ha salido de gira con media escena, de Luz a Estopa.

Siguió confiando en el material reciente para encauzar la noche, con el galope rockero de ‘Al sur de tu cama’ y la torrencial letra de ‘Torpe canción’, con desenlace pop casi yeyé y reflexiones sobre su arte compositivo (“y yo en la vida nunca he sido de los que escriben solo por escribir”). Eso sí, los fetiches, ‘Orgullo’ y ‘Pa Madrid’, desataron la fiesta, celebrando un rito y un fenómeno de éxito consumados por conductos extraños y llenos de curvas. Pero ese es el modo de conseguir adhesiones hondas, como sintetizó el cantante: “Tranquilos, que El Barrio no entra a la primera, ni a la segunda, ni a la tercera…. ¡Pero a la cuarta no te lo saca ni Dios!”.

El Barrio, la gran estrella silenciosa de la música española, la que más veces ha llenado el antiguo Palacio de Deportes de Madrid sin gran aparato mediático, regresa con el disco “Las costuras del alma”, en el que se caracteriza como un viejo sastre del corazón que reparte consejos a su yo presente.

“Si yo le pudiese hablar a mi yo de hace 20 años, le diría que nunca tirara la toalla y que hiciera exactamente lo mismo que ha hecho: no engañar, cantar con el alma y destrozarse la garganta ahí arriba”, ha dicho a Efe este músico que arrancó su carrera como guitarrista, “como me gustaría acabarla”, añade.

Solo en aquel tránsito de las cuerdas a la voz, reconoce después, le entraron las dudas sobre su valía. “Nunca he perdido la ilusión, pero los dos primeros discos no funcionaron muy bien y pensé que igual debía hacer otra cosa que no fuese arte”, afirma. Muy atrás en el tiempo quedan ya aquellos “Yo sueno flamenco” (1996) y “Mi secreto” (1998), sobre todo cuando este viernes estrene su décimo quinto disco, “Las costuras del alma” (Concert Music), el duodécimo de estudio tras “Hijo del Levante” (2014).

Frente a ese álbum, caracterizado por un mayor contenido social, su nuevo trabajo “es desamor puro y duro”, pero José Luis Figuereo (Cádiz, 1970) se presenta como el sastre capaz de enmendar los jirones del corazón. “Todas las heridas del alma se pueden coser, todas menos la pérdida, porque no hay hilo ni puntada que puedan traer a otra persona del más allá”, apuesta convencido.

En el tema que le da título al disco, y que se lanzó como sencillo de anticipo, proclama: “Yo no me enamoro más, yo me enamoré una vez”.

“Eso solo existe en la ficción. De hecho, ahí me contradigo a mí mismo, porque pienso que el danzar de las mariposas en el estómago debe sentirse siempre para no pasar a la monotonía. Enamorarse es bueno”, considera. Después de tres “tours” encadenados (a “Hijo de Levante” le siguieron otro por el disco en directo “Esencia” (2015) y su “Tour 20” tras dos décadas en la música), con “Las costuras del alma” regresa “cargado de ilusiones”.

La prueba más palpable, quizás, es que lo hace cantando por “Cai”, algo que no hacía desde unos cuantos discos, porque es de la opinión de que a la inspiración “no hay que empujarla”. “En mi caso sonaría ficticio. Para escribir lo que yo escribo, el cuerpo tiene que entrar en un estado de lucidez muy raro, muy crítico”, apunta quien suele alumbrar melodía y versos a la par.

Como al principio de cada ciclo discográfico, estrena sombrero negro tras el que ocultar a José Luis Figuereo para sacar a El Barrio por las plazas de España y protagonizar otra gira de vértigo. (Volvio al WiZink Center de Madrid después de llenarlo 17 veces.”La primera vez que me subí a aquel escenario, el suelo temblaba. Le pregunté a un regidor que si pasaba el metro por allí y me dijo que no, que eso era porque estaba yo allí”, rememora convencido de que su público, al que estará “eternamente agradecido”, es “el mejor y el más fiel”.

Antes de recalar en Madrid, abrió boca en el Palacio de Deportes San Pablo de Sevilla con otras dos noches consecutivas, las del 12 y 13 de enero. Después le aguardan, entre otros puntos, el Palacio Municipal de Deportes de Granada el 26 de enero y el Palacio de Deportes Martín Carpena de Málaga el 27.

Y la gira continuara……

El hombre que atesora 20 sombreros (“uno por cada gira”) y le cuesta cada día más encontrar momentos de soledad para crear, sostiene que todo en su carrera es auténtico y nada prefabricado. “Te lo digo ahora y te lo diría con la mano en la biblia. Es así desde el principio hasta hoy. Bueno, al comienzo surgió lo de que me pusiera un gorro. Eso lo decidió mi antigua casa de discos. Pero hoy en día me alegro, porque gracias a eso, me lo quito y casi no me conocen. Pero todo lo demás: lo que escribo, lo que digo en el escenario. Todo es auténtico. Todo está hecho con el corazón.” Así hace sus canciones y también pensando en sus seguidores. “Mi público me ha enseñado a ser cada vez más explícito en las letras de mis canciones, a ocuparme cada vez más de temas sociales y a hablar en un idioma que entienda y en el que se vea reflejado todo el mundo.”

José Luis Figuereo EL BARRIO, es uno de los artistas más importantes del panorama musical español. El gaditano, nacido en el Barrio de Santa María, tiene una dilatada y aclamada carrera desde sus inicios en el año 1996. La carrera de EL BARRIO no ha tenido altibajos, desde su primer disco (Yo sueno flamenco, 1996) hasta la actualidad se ha posicionado en lo más alto de las listas de ventas, con 12 discos editados en el mercado se ha convertido en uno de los artistas que más discos ha vendido en sus 20 años de carrera.En 2015 editó dos discos, Hijo del Levante galardonado con 3 Discos de Platino y Esencia un ambicioso proyecto grabado en el Teatro Real de Madrid, en directo y acompañado por un coro góspel y una puesta en escena espectacular.

Redaccion: Primacia. 31/3/ 2018 Camelia-Ana Ionita