Editorial Mayo 2018 Jesús Pérez Marqués

Editorial Abril 2018

Director: Cepaec – revista primacía

Jesús Pérez Marqués

Si, lo dije ayer y hoy lo repito

Ayer seguramente hubiese escrito de la crisis, antes de ayer seguro que de la capa de ozono por el malestar, la semana pasada casi diaria que a veces el acercamiento distancia y hoy diría que la distancia hace daño y nos aleja de las uniones necesarias para seguir juntos en el mismo proceso de evolución, pero bueno eso tampoco quiero escribirlo hoy.

La semana pasada hizo un calor horrible y dos días antes vino mi suegra, la pobre ni se entera dónde está, supongo como la mayoría de este país, que no saben donde acabara.

Lo que quiero decir con esto es muy sencillo que mi estado de ánimo ha ido cambiando según han pasado los días y mi animosidad a la hora de escribir también y aunque llevase unas cuantas ideas de cómo escribir esta editorial lo que influye es el estado y el momento.

Ahora es demasiado tarde, estoy demasiado cansado y todo el desgaste de las presiones externas las he dejado ausentes, en el ayer como en el hoy el momento es ahora si estoy.

La tierna democracia, desmenuza poco a poco la carne para comerla a trozos, o los pasteles donde repartir la tarta o los herreros construyendo cajas fuertes donde  los chantajes y los abusos forman parte de las partes que han conseguido el espacio para seguir hay. Porque una vez dentro la vaca sigue dando leche. Solo hace falta llegar...

Si, el miedo es la causa, váyase el miedo porque los que hay solo quieren a través de él, seguir creando estancias donde el vació nos robe los espacios de reclamar justicia sobre una justicia a la medida de quienes solo quieren permanecer a cualquier precio.

Solo puedo decir que nunca pasa nada, nada de lo que ya no hayamos pasado, el lobo solo tiene que temerlo quien será comido por él, y ellos son los que deben de temer lo que han creado porque el equilibrio del desequilibrio está empezando a pasar factura muy por encima de la económica, que esa, puede ser banal y transitoria y caer de mano en mano como la falsa moneda que de mano en mano va.

Veis, he salido de los espacios propios para entrar en los ajenos y solo serán palabras aisladas que nos harán pensar el breve instante del momento, porque otro detrás hará borrar las causas para decir la vida esta así, es así, y en la jauría humana del desconcierto despertaras mañana como hoy esperando que no venga el lobo y se coma las dos gallinas el pobre sueldo la estancia firme que creíamos como cierto.

Si no recuerdo mal esta es y no es mi guerra, hermanado en el sentido ajeno me alejo de mi propia doctrina para reivindicar el miedo común y a la vez alejarme de todos los miedos que han hecho que la humanidad no despertara de su letargo.

Si, lo dije ayer y hoy lo repito, no sea que diga algo más y puedas entrar al cuarto de atrás y lo veas limpio.

Jesús Pérez Marqués