EL PACTO, CRÍTICA DE CINE POR: ÀNGEL MARTÍNEZ

Género:        Terror

Año:             2018

Duración:     90 min.

País:             ESPAÑA

Director:      David Victori

Guión:         Jordi Vallejo, David Victori

Música:       Miquel Coll

Fotografía:  Elías M. Félix

Intérpretes: Belén Rueda,  Mireia Oriol,  Darío Grandinetti,                                      Antonio  Durán,  Josean Bengoetxea, Carlus Fábrega,                                 Vanessa Buchaca

 

CRÍTICA DE CINE POR: ÀNGEL MARTÍNEZ

EL PACTO

 

 

Tal vez por no pecar de falta de originalidad, no apuntan a la iglesia, para que cree o solucione un conflicto demoníaco, pero si haces un proyecto de estas características, eliminar todo referente, crea un vacío y una falta de información al espectador, que no se agradece. Aunque nos ahorre el director David Victori, una catequesis acelerada, da un tono amateur, en una dirección, que aunque no es notable, si tiene un aprobado alto.

Como thriller ha quedado un tanto torticero.                                             Incluyendo los elementos necesarios para ello, como el ex marido y padre de la niña Álex (Darío Grandinetti)  que es inspector de policía, y que no investiga nada. Lo único que ha hecho el realizador, es dotarle de todos los clichés del cine negro americano, policía ex alcohólico, divorciado, con un pasado oscuro, que vive en un barco, igual que Clint Eastwood, en Deuda de Sangre. Pero suspende la asignatura en el ejercicio de su género. Lo único que aporta en este aspecto, es que la mayoría de secuencias, se han rodado de noche. Pero si se quiere presentar, como thriller, no basta con cubrir el expediente.

Soportan la deficiencia de la narrativa, actores y actrices de la talla  de Grandinetti, actor argentino, que como tal, no tintinea de piernas, cuando recibe un guión, con un dialogo de una página, en plano secuencia. También está correcta, sin excesos, pero correcta, Belén Rueda.

El guión, a ratos es un pacto Faustiano, para luego volver a la confusión pagana,  esas idas y venidas, suponen puntos de conflicto poco o nada reseñables. Lo firma el mismo realizador, con la colaboración de Jordi Vallejo.

Pero si hay alguien, que merece una mención especial, ese es Antonio  Durán, luchador incansable, alguien que no ha nacido con el físico de José Coronado, y ha tenido menos ocasiones de expresarse, pero cuando las ha tenido, habida cuenta que las ha aprovechado. Lo hace aquí, en El Pacto, y lo acaba de demostrar en la serie Fariña.

La fotografía no es especialmente destacable, no han mimado ese aspecto, los efectos especiales, si han hecho los deberes.

No basta con sugerir miedo, en una película de terror hay que proporcionarlo. El Pacto, cojea claramente en ese aspecto.

Mi valoración es de 2,5 sobre 5.

 

Àngel Martinez