MARTA SOTO PUBLICA SU PRIMER ÁLBUM MIRANOS

MARTA SOTO PUBLICA SU PRIMER ÁLBUM MIRANOS

El  31 de agosto Warner Music publica su nuevo álbum “Míranos” el primer disco de Marta Soto, la cantautora onubense que en su día deslumbró a todos con versiones mágicas de su cancionero favorito. Provista de una voz cálida y comunicativa como pocas, arropada ahora por un repertorio propio e intimista, Marta Soto está llamada a convertirse en la gran revelación del pop español. ¿Pero quién es Marta Soto? Si la música no se hubiese cruzado en su camino, Marta Soto (Punta Umbría, Huelva; 1996), por hache o por be, siempre habría estado conectada a algún tipo de arte, ya sea la fotografía, la poesía o el dibujo. Al menos eso afirma con rotundidad, sincera, convencida y sencilla. Desde pequeñita siempre había estado atraída por la música. Su padre se la había inculcado desde la cuna. La niña Marta lo había visto coger una y otra vez la guitarra, componer, tararear, desde que era chiquitita: “Me gustaba mucho lo que hacía pero le tenía mucho respeto a la música.

Yo también admiraba a otros artistas viendo cómo hacían versiones de canciones de sus artistas favoritos”. Autodidacta y cantando siempre de manera intuitiva, Marta decidió un día dar un paso adelante. Empezó a tocar la guitarra buscando los acordes por Internet. Buscaba canciones que le gustaban del cancionero pop español de personajes como Alejandro Sanz, Manu Carrasco, Vanesa Martín, Pablo Alborán o Antonio Orozco. Así fue ensayando y aprendiendo. “Un día decidí grabarme con una cámara para colgarlo en Internet. Y volví a intentarlo por segunda vez mejorando lo anterior pero sólo para compartirlo con mis amigas. Yo le tenía mucho respeto a aquello y sabía que en Internet había un nivel altísimo. Pero lo que hice empezó a tener muchas reproducciones. Mis versiones se fueron compartiendo y compartiendo, y de repente comprobé que en Facebook se habían hecho incluso eventos de mis videos. No me lo esperaba”. Marta había aprendido a tocar la guitarra por YouTube. “Muy al principio, le pedí a mi padre que se sentara conmigo. Él me enseñó a coger soltura con la mano izquierda para que no cogiera manías. Pero aquello me resultaba demasiado lento y básico.

Yo quería ir más deprisa y no tuve paciencia; él tampoco. Entonces, cuando él se iba a trabajar, yo cogía su guitarra a escondidas y me metía en Internet para ver cómo se tocaba esta o aquella canción. Me llevaba horas y horas hasta que conseguía que sonara algo. Así fui aprendiendo, dedicándole muchas horas”. Un día se cruzó en el camino de Marta un músico y productor gaditano llamado Daniel Ruiz, él ha sido en gran parte el culpable de que Marta terminara sumergida a todos los niveles en la música. “Me propuso trabajar juntos pero yo no me lo había planteado hasta aquel momento. Sólo tenía 16 años y no lo concebía. Pero empezamos a hacer cosas, él en San Fernando y yo en Huelva. Un día me mandó su versión al piano de ‘Pedacito de ti’, de Antonio Orozco, una versión bastante diferente a la original. La grabé, la subí a Internet y empezó a escribirse otra historia. Ya llevamos cuatro años trabajando y conociéndonos.

Tengo mucho que agradecerle a Dani”. Pero lo que confirmó a Marta de que podía dedicarse por completo a la música fue el público en general. “El primer concierto que di fue en mi pueblo, en un bar chiquitito llamado ‘África’. Allí estaban mi familia, todos mis amigos y no cabía un alma. Ese día vi a la gente emocionarse, muchos de ellos desconocidos llorando. Entonces pensé lo bonito que era transmitir sentimientos así. Ese fue uno de los datos que me impulsó definitivamente a plantearme lo de la música”.

‘El Hormiguero’ . Pasaban las semanas y Marta seguía subiendo en Internet versiones de canciones hasta que un día surgió un hecho inesperado. “Yo había subido mi versión de ‘A que no me dejas’, del último disco de Alejandro Sanz poco tiempo después de su publicación. No era habitual que yo hiciera eso porque siempre había hecho versiones de canciones con más años de vida. Lo que jamás imaginé es que llegara a oídos del propio Alejandro, quien a su vez se puso en contacto con Dani para proponerme ir a ‘El Hormiguero’ para interpretarla. El hecho de que la viera para mí ya era increíble. El resto ni siquiera podía imaginarlo. Lo único que pensé en aquel momento fue ‘No puedo defraudarlo’. Lo ensayé muchísimo, estuve una semana sin dormir y todo me parecía muy surrealista. Esto fue en abril de 2016 y fue un antes y después en mi vida.

Creo que el día que nos encontremos Alejandro y yo, lo único que podré hacer es darle un abrazo y con ese abrazo le diré muchas más cosas”. Tras su actuación en televisión, fueron muchísimas las ofertas que le hicieron e innumerables las llamadas… Ya por aquel entonces Marta comenzaba a componer sus propias canciones. Fue un proceso de aprendizaje muy natural, reservando un lugar a todo, a las versiones y a las canciones propias. El disco Su nuevo disco “Míranos” está producido, arreglado y grabado por Dani Ruiz en su estudio de San Fernando. “Todas las canciones del disco son mías, originales en letra y música. Pero me fascina ver cómo Dani las va vistiendo. Él es parte fundamental en el proceso de creación del sonido de mis canciones. Con el guitarrista Juan Guevara, hermano de Felipe, ambos músicos y productores, juntos hacemos pura artesanía digital, grabando a distancia. Es, como se dice ahora, muy millenial”, asegura sonriendo.

‘Míranos’ y sus canciones, una a una

Aunque en la mayoría de los casos las canciones de Marta Soto nacen de unos poemas o unas letras, el proceso de componer también puede variar. Un acorde de guitarra nacido de un encuentro casual a veces puede dar lugar a una melodía y finalmente a una letra. Cada canción tiene sus motivos y su historia, y gestionar una idea, organizarla y escribir alrededor de una rueda de acordes son esos momentos mágicos que alumbran sus composiciones. También confiesa que cada canción suya es como un striptease emocional. “A veces es bastante duro. Siento como si me abriera en canal delante de la gente. Y digo que es duro porque a menudo no he podido evitar llorar en el escenario. Es cierto que siempre canto a sentimientos vividos. Mis canciones siempre hablan de historias verídicas y a día de hoy no he escrito nada que no se ajuste a mi vida y mis experiencias. Al interpretarlas es normal que me transporte al momento en el que las escribí y me invada el mismo sentimiento, triste o alegre”.

1. Quiero verte. “Es una canción muy especial para mí. Es el tema que me ha abierto la puerta a mi repertorio de cara al público, y habla sobre la ilusión que tienes cuando conoces a alguien y la necesidad loca de ver a esa persona, no importa la hora y el día que sea. Siempre que la canto me emociono mucho”.

2. Tantos bailes. “Es muy especial para mí. Nace en unas calles de Sevilla, de una historia surgida muy rápido. Fue inspiración pura, algo muy bonito. No puede haber algo más puro para hacer una canción”.

3. Por si regresas. “Creo que esta canción ha crecido mucho con los nuevos arreglos. Pienso que será una de las piezas más importantes del nuevo repertorio. Ha quedado redonda. He de confesar que por su temática, al cantarla me pongo un poco melancólica. Habla del temor que uno siente de que una persona que nos ha hecho daño vuelva a nuestra vida. El estribillo dice eso: ”por si regresas, déjame antes irme corriendo a otra parte. Deja que me lleve el aire, por mucho que quiera saber de ti, no puedo”. A día de hoy me duele cantar esta canción”.

4. Qué curiosidad. “Creo que fue la primera que compuse con una afinación abierta de la guitarra. Había encontrado una nueva manera de componer, con nuevos acordes, como empezando de cero. Fue gracias a los consejos de una amiga. Busqué en Internet y aprendí a hacerlo. Creo que con este método encontré nuevos caminos, nuevas posibilidades musicales, y probando distintos acordes nació Qué curiosidad”

5. Miénteme a la cara. “Estoy empezando a tocar el piano y esta fue una de las primeras que compuse. Es más alegre, más divertida, menos profunda en cierto sentido. Con ella quise hablar de cómo a veces nos dicen que no quieren estar con nosotros, pero no es cierto. Y yo lo afronto diciéndolo. De ahí el título, con un poco de vacile incluido”.

6. Míranos. “Es la que da título al álbum. Habla también de enfrentarse a la realidad, atreverse a saltar, a no tener miedo por lo que pueda pensar la gente… Se puede entender e interpretar de muchas maneras. Fue una forma de decirme a mí misma que no tenga miedo en ser como soy. Creo que cuando compuse canciones como esta o como Nos hace falta valor escribí claramente un antes y un después en mi manera de componer e interpretar. Los prejuicios nos impiden vivir las cosas de manera normal. Por eso creo que emocionalmente significó mucho para mí”.

7. Ya lo sabes. “Es la primera que se publicó profesionalmente. Nació de la necesidad de contar una despedida, como cuando estás sola de noche, dándote una tregua, para asimilar que tengo que decir adiós a una persona que tengo cerca. Es una terapia, necesidad de decir algo que tengo dentro y me sale a través de una canción. Ya lo sabes cuenta una despedida necesaria”.

8. Me contradigo. “Es un baladón que me duele cantar en directo. La compuse a guitarra aunque Dani la ha envuelto con piano. Es una pasada cómo ha quedado. Habla de cuando nada sale bien, nada es posible, no puedes estar con una persona y todo se tuerce. Siempre tienes esa muralla delante y es el momento en el que te contradices. Es difícil asimilar eso”.

9. Nos hace falta valor. “El título lo dice todo. Es una canción que invita a afrontar las cosas, a dar un paso adelante, reconocer las cosas como son por nuestro propio bien. Es la primera vez que hablo en femenino en una canción, en la que digo “las dos” en lugar de decir “los dos”. También es un poquillo más traviesa cuando dice “que difícil es comedirse, que curiosa es la mirada, cuánta vida en los silencios, qué de gritos en mi almohada”. Originalmente era muy de guitarra, muy orgánica, y finalmente la llevamos por otro sitio”.

10. Entre otros cien. “Es como un trabalenguas, de las primeras que compuse con la idea de escribir de una manera más adulta, escapándome de los tópicos juveniles. Viene a contar unos sentimientos muy personales, como cuando echas de menos a alguien y te parece que la ves en cualquier sitio. El resumen viene a ser: “cuánto me queda por ver, qué pasará cuando pase otro tren, si por la calle paseando, encontraré tu rostro entre otros cien”.

11. Un sueño compartido. “Es una canción bastante especial para mí. Recientemente me han ofrecido poner música a la selección española femenina de baloncesto que va al Mundial que se celebra en septiembre. Enseguida acepté el reto aunque al principio no sabía muy bien cómo hacerlo. Entiendo el sentimiento de equipo, el compañerismo que existe en una selección, y el sentimiento de superación que las acompaña. Pero mi duda era cómo convertir todo eso en canción. Está hecha de manera que no parece que habla de deporte pero creo que las jugadoras se pueden identificar con lo que canto. Se puede interpretar en clave sentimental, clave deportiva o cualquier otra clave”.

Redaccion:Primacia.