La delegada del Gobierno en Cataluña pone en valor el diálogo y apuesta por seguir sellando alianzas al servicio a la ciudadanía

  Teresa Cunillera ha protagonizado este jueves en Barcelona un almuerzo-coloquio invitada por el Cuerpo Consular

Barcelona, 25 de octubre de 2018.  La delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, ha protagonizado este jueves unalmuerzo-coloquio invitada por la nueva junta del Cuerpo Consular acreditado en Barcelona. Teresa Cunillera ha explicado la labor que lleva a cabo la Delegación y todos los logros que se han alcanzado en pocos meses gracias al diálogo y a la colaboración interinstitucional. Precisamente, ha remarcado que el diálogo y la colaboración interinstitucional son dos de los emblemas que caracterizan la eficaz gestión del Gobierno del Estado, que está demostrando que “el diálogo funciona”.

El almuerzo-coloquio ha contado con medio centenar de asistentes y se enmarca en los tradicionales encuentros que celebra el Cuerpo Consular en Barcelona con destacadas autoridades para conocer más de cerca su labor. La delegada del Gobierno ha agradecido la invitación y recordado al medio centenar de asistentes que las puertas de la Delegación “están abiertas de par en par”.

Teresa Cunillera ha puesto en valor la gran presencia consular en Barcelona, muestra “de la fortaleza de la ciudad y de su potencial social, cultural, turístico, empresarial y democrático”“Barcelona, como Cataluña y España, son sociedades de acogida, abiertas, claramente de progreso e interconectadas, con especiales vínculos europeos e internacionales”.

En este sentido, ha señalado que “las sociedades abiertas, las que no ponen fronteras ni dividen, son las sociedades del futuro”, añadiendo que “somos un país que cree en la multilateralidad y la cooperación”. Por ello, ha apostado por seguir sellando alianzas al servicio de la ciudadanía desde el diálogo y la cooperación, tal y como ya está haciendo el Gobierno de España.

La delegada del Gobierno en Cataluña también ha repasado algunos retos globales que deben afrontarse de forma conjunta, como la protección el medio ambiente, la seguridad energética, la pobreza y la justicia social, precisando que “tienen una perspectiva global pero un impacto local directo, y conducen a los gobiernos a buscar respuestas más allá de las propias fronteras”.

“Estoy convencida de que nuestro futuro es global y nuestro propósito es el de aspirar a un mundo más justo y solidario”, y la Delegación y el Gobierno al que representa están comprometidos en ello. Teresa Cunillera ha reivindicado el diálogo y la fluidez de la Delegación con los consulados, “lo que se traduce en un mejor servicio para con sus nacionales, ya sean residentes o estén en tránsito, como los 19,8 millones de turistas que visitaron Cataluña en 2017”“Es nuestro trabajo y nuestra misión resolver sus problemas, garantizar sus seguridad y velar por una convivencia pacífica entre todos”.

También ha repasado los avances logrados en pocos meses, constatando que “la Delegación es hoy una institución que dialoga y abre camino, que está comprometida con los catalanes, aliada de los ayuntamientos y al servicio de la ciudadanía”“Y todo esto se está haciendo en un contexto que no es el más fácil ni el más propicio, ya que hay quien trata de impedir que el trabajo conjunto y el diálogo sean los protagonistas de nuestra vida política y cívica. Pero nuestro rumbo es decidido y nuestra decisión es inalterable”.

Redacción primacía