Ha fallecido Montserrat Caballé, la diva de todos

 Muere Montserrat Caballé

Cantante lírica

Descanse en paz

Nosotros queremos recordar algunos de los eventos que estuvimos con ella y que forman parte de nuestra hemeroteca.

 

'MONTSERRAT CABALLÉ, 50 AÑOS EN EL LICEU'

Con una amplia colaboración mediática Montserrat Caballé inauguro el martes 3 de Enero en el liceo de Barcelona el aniversario de sus 50 años donde se ha programado la exposición 'Montserrat Caballé, 50 años en el Liceu', que hace un recorrido a través de fotografías, programas de mano, paneles explicativos y vestidos de la soprano.

 

Con una amplia colaboración mediática Montserrat Caballé inauguro el martes 3 de Enero en el liceo de Barcelona el aniversario de sus 50 años donde se ha programado la exposición 'Montserrat Caballé, 50 años en el Liceu', que hace un recorrido a través de fotografías, programas de mano, paneles explicativos y vestidos de la soprano.

 

Según el comisario de la muestra, Santi Vela, el objetivo de la exposición es rendir homenaje a «una persona que lleva cincuenta años cantando en este teatro, lo que es un hecho inusual y un caso bastante insólito». El director del Liceo, Joan Matabosch, cree que la exposición, que podrá verse hasta el 20 de marzo, refleja la «estrechísima relación» de la soprano con el coso barcelonés tanto en los «momentos boyantes como en los más difíciles».

El director general del Liceu, Joan Francesc Marco, ha aplaudido la "dedicación, amor y arte" de Caballé al teatro, a quien ha agradecido haber estado cerca de la sala también en los momentos difíciles, y dejar entre sus amigos emoción y sentimiento tanto personal como institucional.

El acto se ha iniciado totalmente emocionada su intervención, tras la entrega de una placa conmemorativa por parte de la Asociación de Liceístas del Cuarto y Quinto Piso. sin poder reprimir alguna lágrima, ha recordado cuando de muy joven estudiaba en el quinto piso del Conservatorio del teatro y cómo pasaron once años antes de poder regresar a su ciudad para poder ofrecer una ópera, muy bien acogida por el público, desde el escenario del que considera su teatro.

 

Monserrat no dudo en reiterar que ya de muy pequeña ansiaba con cantar en el Liceo, con una cierta añoranza. «Soñaba desde los ochos años con poder cantar aquí, cuando aún estudiaba en el conservatorio del Liceo en el quinto piso».

 

 

También habló de piratería, evocando con una cierta sorna, la cantidad de discos piratas que se editaban de todas las óperas que ella protagonizaba. «Cuando me preguntaban por qué no interponía una demanda contra estos discos pirata, yo respondía que en realidad eran auténticos porque estaban hechos con amor».

Es más, la soprano catalana no solo no les denunciaba sino que siempre pedía que incluyeran en las copias 'Gran Teatre del Liceu'. «Lo llevan todos los discos pirata de todas las óperas», remató entre risas.

La exposición, comisariada por Santi Vela --gran conocedor de su trayectoria-- y titulada 'Montserrat Caballé, 50 años en el Liceu', está ubicada en el balcón Foyer del teatro, y podrá ser visitada hasta el 30 de marzo.

 

La muestra 'Montserrat Caballé, 50 años en el Liceu', podrá visitarse hasta el 30 de marzo, cuenta con piezas tan representativas como los vestidos que lució para interpretar a los personajes de 'Lucrezia Borgia', 'La Traviata', 'Elisabetta' y 'Norma'. En varios paneles se da a conocer toda su trayectoria, desde sus inicios en teatros de Suiza, Alemania e Italia; a sus compañeros «más queridos»: Luciano Pavarotti, Jaume Aragall, Plácido Domingo, Josep Carreras, Joan Pons y su marido Bernabé Martí.

Como guinda, el Teatro del Liceo ha editado también un disco que repasa los mejores momentos de la soprano, y aunque algunos son de poca calidad (por tratarse de grabaciones de los años sesenta) son «muy impresionantes», apuntó Santi Vela.

Por otra parte, en el Auditorio del Espacio Liceo se proyectarán dos audiovisuales con fragmentos de distintas óperas protagonizadas por ella.

Jesús Pérez Marqués

'MONTSERRAT CABALLÉ, 50 AÑOS EN EL LICEU' (EXPOSICIÓN)

Con una amplia colaboración mediática Montserrat Caballé inauguro el martes 3 de Enero en el liceo de Barcelona el aniversario de sus 50 años donde se ha programado la exposición 'Montserrat Caballé, 50 años en el Liceu', que hace un recorrido a través de fotografías, programas de mano, paneles explicativos y vestidos de la soprano.

 Jesús Pérez Marqués

 

 

Con una amplia colaboración mediática Montserrat Caballé inauguro el martes 3 de Enero en el liceo de Barcelona el aniversario de sus 50 años donde se ha programado la exposición 'Montserrat Caballé, 50 años en el Liceu', que hace un recorrido a través de fotografías, programas de mano, paneles explicativos y vestidos de la soprano.

 

Según el comisario de la muestra, Santi Vela, el objetivo de la exposición es rendir homenaje a «una persona que lleva cincuenta años cantando en este teatro, lo que es un hecho inusual y un caso bastante insólito». El director del Liceo, Joan Matabosch, cree que la exposición, que podrá verse hasta el 20 de marzo, refleja la «estrechísima relación» de la soprano con el coso barcelonés tanto en los «momentos boyantes como en los más difíciles».

El director general del Liceu, Joan Francesc Marco, ha aplaudido la "dedicación, amor y arte" de Caballé al teatro, a quien ha agradecido haber estado cerca de la sala también en los momentos difíciles, y dejar entre sus amigos emoción y sentimiento tanto personal como institucional.

El acto se ha iniciado totalmente emocionada su intervención, tras la entrega de una placa conmemorativa por parte de la Asociación de Liceístas del Cuarto y Quinto Piso. sin poder reprimir alguna lágrima, ha recordado cuando de muy joven estudiaba en el quinto piso del Conservatorio del teatro y cómo pasaron once años antes de poder regresar a su ciudad para poder ofrecer una ópera, muy bien acogida por el público, desde el escenario del que considera su teatro.

Monserrat no dudo en reiterar que ya de muy pequeña ansiaba con cantar en el Liceo, con una cierta añoranza. «Soñaba desde los ochos años con poder cantar aquí, cuando aún estudiaba en el conservatorio del Liceo en el quinto piso».

 

También habló de piratería, evocando con una cierta sorna, la cantidad de discos piratas que se editaban de todas las óperas que ella protagonizaba. «Cuando me preguntaban por qué no interponía una demanda contra estos discos pirata, yo respondía que en realidad eran auténticos porque estaban hechos con amor».

 

Es más, la soprano catalana no solo no les denunciaba sino que siempre pedía que incluyeran en las copias 'Gran Teatre del Liceu'. «Lo llevan todos los discos pirata de todas las óperas», remató entre risas.

La exposición, comisariada por Santi Vela --gran conocedor de su trayectoria-- y titulada 'Montserrat Caballé, 50 años en el Liceu', está ubicada en el balcón Foyer del teatro, y podrá ser visitada hasta el 30 de marzo.

 

 

La muestra 'Montserrat Caballé, 50 años en el Liceu', podrá visitarse hasta el 30 de marzo, cuenta con piezas tan representativas como los vestidos que lució para interpretar a los personajes de 'Lucrezia Borgia', 'La Traviata', 'Elisabetta' y 'Norma'. En varios paneles se da a conocer toda su trayectoria, desde sus inicios en teatros de Suiza, Alemania e Italia; a sus compañeros «más queridos»: Luciano Pavarotti, Jaume Aragall, Plácido Domingo, Josep Carreras, Joan Pons y su marido Bernabé Martí.

 

Como guinda, el Teatro del Liceo ha editado también un disco que repasa los mejores momentos de la soprano, y aunque algunos son de poca calidad (por tratarse de grabaciones de los años sesenta) son «muy impresionantes», apuntó Santi Vela.

Por otra parte, en el Auditorio del Espacio Liceo se proyectarán dos audiovisuales con fragmentos de distintas óperas protagonizadas por ella.

       

Anteriormente, conmemoró una efeméride muy especial: los cincuenta años de su debut en el Gran Teatro del Liceo de Barcelona.  La soprano celebró sus bodas de oro con el teatro con un concierto en el que estuvo acompañada por familiares y amigos, como el tenor Josep Carreras, los barítonos Joan Pons y Carlos Álvarez, y su hija, Montserrat Martí.

 

El recital, para el que no había entradas desde hacía tiempo y al que asistió la flor y nata de la sociedad catalana, llegó envuelto de un gran misterio para la artista, que aguardaba varias sorpresas, entre ellas la participación de la Orquesta Sinfónica y el Coro del Liceo, así como varios de sus alumnos, como las sopranos Pretty Yende y Ji Young Jo o el tenor Nikolai Baskov.

Jesús Pérez Marqués

El Gran Teatre del Liceu  inauguro el martes 3 de Enero  una exposición de la soprano Montserrat Caballé con motivo del 50 aniversario de su debut en este teatro.

La exposición homenajea a una persona que se ha mantenido 50 años en activo en la misma casa, algo "bastante insólito" y que se ha preparado en colaboración con la familia.

La soprano conserva todos los vestidos de su carrera artística, pero para esta muestra ella ha seleccionado nueve, entre los que se cuentan los que vistió para los personajes de 'Lucrezia Borgia', 'La Traviata', 'Elisabetta' y 'Norma', entre otros.

La muestra recorre todas las temporadas protagonizadas por ella en el Liceu, y arranca en 1961-1962 con su personaje en la ópera 'Arabella', sigue por 'Las bodas de Fígaro', 'Madama Butterfly', 'La Traviata' y pasa por la conmemoración de los 25 años de debut de la soprano en la sala, celebrada el 7 de enero de 1987.

La muestra continua posteriormente con otros carteles como los de las óperas 'Cléopâtre', 'Henry VIII' y termina en la temporada 2009-2010, con el 'Recital Montserrat Caballé y sus voces', que realizó junto a Manuel Brugueras y Dimitri Baskov en diciembre de 2009.

 

 

Además, contiene una selección de fotos inéditas de la vida de la soprano, así como dos plafones dedicados a sus amigos Luciano Pavarotti, Josep Carreras, Plácido Domingo y Jaume Aragall y otro a sus grandes éxitos, que destaca momentos como su actuación en el Carnegie Hall de Nueva York en 1965.

Breve exposición fotográfica de la soprano Montserrat Caballé con motivo del 50 aniversario de su debut en El Gran Teatre del Liceu de Barcelona.  (Visitas hasta el 30 de marzo)

   

   

   

   

 

   

  

  

  

  

  

Jesús Pérez Marqués

MONTSERRAT CABALLE-“LA ULTIMA SOPRANO ABSOLUTA”

 MONTSERRAT CABALLE-“LA ULTIMA SOPRANO ABSOLUTA”

Hablar de Montserrat Caballé (Barcelona, 12 de abril de 1933) es hablar de una leyenda viva del mundo de la ópera, de la última gran diva del canto que merece ese título, no solo por su milagrosa voz, sino por una personalidad desbordante que ha sabido ganar adeptos en todos los confines del planeta. Todo el mundo conoce a Caballé: los fanáticos de la ópera y los que no la soportan. Quienes han tenido la suerte de verla en un teatro en sus mejores años, cantando Norma, La traviata, Tosca oSalomé con una técnica que es un puro milagro vocal, con un fiato portentoso y unos pianissimi de ensueño, saben que Caballé es uno de esos fenómenos que se producen en la historia de la ópera muy de tarde en tarde. Enrico Caruso, Maria Callas, Luciano Pavarotti, Plácido Domingo… artistas que traspasan fronteras, llegan al gran público y se hacen un hueco en el imaginario popular. Si sales a la calle y preguntas el nombre de una gran soprano, en Barcelona, Madrid, Pekín, Moscú o Nueva York muchos pronunciarán su nombre sin dudarlo, aunque jamás hayan pisado un coliseo lírico. Para el gran público, pese a quien pese, Caballé es sinónimo de arte lírico.

 La mayoría de divos que llegan a su edad suelen celebrarlo retirados de la escena. Pero Caballé sigue en activo, buscando los repertorios que mejor se adaptan a su estado vocal, descubriendo joyas líricas en las bibliotecas, canciones del repertorio español, italiano, francés y alemán con las que, cuando está en forma, sorprende al público. Nadie mejor que Caballé sabe que la leyenda Caballé es su peor enemigo, que la comparación con su pasado no tiene sentido porque si la diva catalana sigue pisando los escenarios es porque necesita la emoción compartida del canto para seguir siendo ella misma.

Hablar de Caballé en el Gran Teatro del Liceo es hablar de la historia artística del coliseo barcelonés en el último medio siglo. El domingo 7 de enero de 1962 se estrenaba en España Arabella, de Strauss, su compositor favorito, y con esta ópera se iniciaba una relación apasionada: la soprano barcelonesa ha interpretado en el Liceo sus grandes personajes: Maria Stuarda, Roberto Devereux, Lucrezia Borgia, Il pirata, Aida, Un ballo in maschera, Don Carlo, I vespri siciliani, Manon Lescaut y, naturalmente, Norma: su Casta diva figura entre esos momentos gloriosos que constituyen la banda sonora de una carrera única.

  

Para millones de espectadores, la generosa y contagiosa risa de Caballé resulta familiar: esa proximidad, esa humanidad ha generado muchos minutos de gloria televisivos.
Esa imagen de diva capaz de reinventarse así misma es la clave del éxito mundial de su sensacional vídeo de Barcelona junto al malogrado Freddie Mercury que dio la vuelta al mundo y permanece en la memoria de millones de personas. O sus apariciones televisivas, que la han convertido en una de las artistas más queridas en Austria, Alemania y Rusia. Pero que nadie se engañe, bajo esa apariencia amable se esconde una voluntad de hierro, una artista disciplinada, exigente e intransigente con la mediocridad. Por eso la han respetado siempre directores como John Barbirolli, Herbert von Karajan, Georg Solti, Carlo Maria Giulini, Riccardo Muti, James Levine, Georges Prêtre. Y también grandes directores de escena, como Robert Wilson, que se declara devoto admirador de la gran soprano.

Su carrera refleja también sus gustos y preferencias, con especial atención al belcantismo y el gran repertorio lírico francés y alemán. Y la curiosidad, el empeño en descubrir personajes, óperas y canciones significativas que merecen ser rescatadas del olvido. Ha compartido escenario con las mejores voces de varias generaciones, pero es difícil no destacar su especial química con José Carreras y sus grandes éxitos con Plácido Domingo, Alfredo Kraus o Carlo Bergonzi

Monserrat Concepción Bibiana Caballé, es la cantante soprano lírica de ópera, reconocida por su técnica vocal y sus interpretaciones del repertorio bel cantístico (una de las técnicas del canto lírico para cantar ópera, Lied y oratorio) casada y con dos hijos, nació en Barcelona el 12 de abril de 1933. El 13 de abril de 1953 cantó por primera vez en el Gran Teatro del Liceo en una gala de fin de curso, en la que interpretó "Il Ciarlatano".

Después de algunos fracasos llegó a Basilea, donde la oyó el director del Teatro Comunal de la Ópera y la eligió para protagonizar "La flauta mágica", en 1957, y en noviembre de ese mismo año cantó "Boheme".Actuó en Estados Unidos, Francia, Alemania y otros países, haciendo siempre la temporada de ópera en el Liceo de Barcelona. Amplió su repertorio e intervino en gran cantidad de conciertos en las salas más importantes del mundo.

Su verdadero lanzamiento internacional se produjo la noche del 20 de abril de 1965 en el Carneggie Hall, cuando tuvo que sustituir imprevisiblemente a Marilyn Horne en la Lucrecia Borgia de Donizetti: su actuación le valió 25 minutos de aplausos al término de una representación y uno de los más importantes críticos neoyorquinos tituló al día siguiente "Callas + Tenaldi = Caballé". "Fausto", en el Metropolitan Opera House, también fue el espaldarazo definitivo en su ascensión. Poco a poco fue ampliando su repertorio con obras como "La Traviata", "Salomé", "Isabel I", "Turandot", "La Favorita", "Adriana Lecouvreur", "La Serva Padrona", "Cosi fan tutte", "Lucrecia Borgia", "Norma", "Aida" y otras.

  

Su éxito más acentuado fue el que obtuvo en abril de 1984 en el Carnegie Hall de Nueva York. Durante cerca de media hora los aplausos fueron continuos. También en el Pleyel, de París, fue aclamada durante muchos minutos.En junio de 1986, la soprano española fue nombrada Comendadora de la Orden de las Artes y las Letras Francesas por el ministro galo de Cultura.

El día 22 de abril de 1988 se le tributó un homenaje, al cumplirse el veinticinco aniversario de su presentación oficial en el Teatro de la Zarzuela y sus 55 años de vida, al que asistió Su Majestad la Reina Doña Sofía.

Está en posesión de galardones y trofeos que se pueden contar por docenas, figurando entre los más importantes la Medalla del Liceo (1966), Lazo de Dama de Isabel la Católica (1966), mejor cantante del mundo en Nueva York (1968), Llave de Oro de Barcelona, Premio de la Academia del Disco Lírico de París (1970), Medalla de Oro del Teatro (1972), Medalla de Oro de la Asociación de Conciertos de Reus (1972), Premio Nacional de Teatro en España (1971), la Medalla de Oro al Mérito de Bellas Artes (1973), Medalla de Oro de la Generalitat de Cataluña (1982) y Medalla de Oro de Madrid (1988).

Montserrat Caballé ha interpretado más de ochenta personajes operísticos, que van desde la ópera barroca, hasta Verdi, Wagner, Puccini, y Richard Strauss. Ha interpretado papeles tan diferentes como Norma, Salomé, Violeta, la Marschallin, Semiramide o Isolda, amplitud de repertorio reflejado en sus muchas grabaciones. También interpreta canciones populares españolas. Su incursión en la música rock la hizo junto al cantante y compositor Freddie Mercury con Barcelona, que se convirtió en el himno de los Juegos Olímpicos de 1992.

  

Su voz es notable por su pureza, control y potencia. Es menos admirada por sus instintos dramáticos y por su destreza interpretativa, que por su excelente técnica, matización vocal y sus exquisitos pianissimos.

Dotada de un instinto musical infalible, sus millones de fans pronto le pusieron el sobrenombre de "la soberbia", por grandiosa, no por altiva, porque su afabilidad y su buen humor han sido "marca de la casa". Lo cierto es que Caballé, 182 personajes en 51 años de carrera, da "cientos" de conciertos cada año por el mundo, pero para volver a Madrid tuvo que esperar 8 años, hasta el pasado 9 de junio, cuando cantó junto a su hija, Montserrat Martí, en el Madrid Arena.

  

Aunque sus actuaciones en España han descendido en la última década, no ha parado de trabajar fuera. De hecho, fue de gira -en Rusia-, donde el pasado mes de octubre tuvo el ictus leve que le provocó una caída por la que se fracturó el húmero, una lesión de la que fue intervenida en Barcelona y de la que le dieron el alta en noviembre para seguir la recuperación en su domicilio.

 En los últimos años, se ha dedicado a varias actividades benéficas. Es embajadora de la UNESCO, y ha creado una fundación para ayudar a los niños necesitados de Barcelona..El 2 de julio de 2008 fue investida doctora honoris causa por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander.

 

Con una amplia colaboración mediática Montserrat Caballé inauguro el martes 3 de Enero 2012 en el liceo de Barcelona el aniversario de sus 50 años donde se ha programado la exposición 'Montserrat Caballé, 50 años en el Liceu', que ha hecho un recorrido a través de fotografías, programas de mano, paneles explicativos y vestidos de la soprano.

Hay que reconocer su gran presencia escénica y su refinada sensibilidad como intérprete. Es esencia del arte de Caballé, y una de sus grandes aportaciones a la gran tradición de la ópera, interpretar dentro de la línea de canto, sin histrionismos ajenos .

Ana Camelia Ionita-Fotografia Jesus Perez Marques