Felipe González y Miquel Roca debaten sobre la vigencia y el futuro de la Constitución

La delegada del Gobierno en Cataluña celebra el 40 aniversario de la Constitución y señala que “la mejor manera de homenajearla es dialogar sobre ella”

Barcelona, 3 de diciembre de 2018. El expresidente del Gobierno Felipe González y el ponente de la Carta Magna Miquel Roca han sido los protagonistas este lunes del acto de conmemoración del 40 aniversario de la Constitución Española, organizado por la Delegación del Gobierno en Cataluña bajo el título ‘La Constitución Española de 1978: vigencia y futuro’. La delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, ha presidido el acto, que ha contado con la periodista Mònica Terribas como moderadora del mismo.


Teresa Cunillera ha señalado que “la mejor manera de homenajear la Constitución es dialogar sobre ella”, y ha destacado que se trata de una “fuente de diálogo. En el diálogo, la palabra y el pacto reside la fortaleza de todas las comunidades y sus instituciones; sin palabra, sin diálogo y sin pacto las sociedades no avanzan, y tienden a enquistar sus problemas”.
“No es dando la espalda al diálogo como se trabaja en beneficio de la ciudadanía. Justamente en el diálogo con aquellos que opinan diferente a uno es donde uno mismo también sale fortalecido”, ha añadido la delegada del Gobierno. También ha apuntado que la Constitución ha proporcionado “el período de estabilidad y crecimiento más importante de nuestra historia moderna para el conjunto de España y, especialmente, para Cataluña y los catalanes”.

Un debate sobre la Carta Magna
Felipe González y Miquel Roca han coincidido en la defensa del diálogo y del pacto como herramientas para el entendimiento político, y también en la defensa de la Constitución Española como marco de convivencia. Desde este punto de partida, Felipe González se ha definido como reformista, “ni abolicionista ni inmovilista” y ha citado como ejemplos concretos de reformas necesarias la del Senado “que, en la actualidad, no tiene ninguna función de representación en un Estado descentralizado”, las necesarias para afrontar la construcción europea y la digitalización de la sociedad.

Para González, la crisis actual es una crisis de gobernanza, común en las democracias representativas que, entre otras, incluye una crisis territorial ¨que no se resuelve con autodeterminación”. El expresidente del Gobierno se ha mostrado preocupado ante un agravamiento de la crisis institucional “una partidocracia fuerte no sustituye a unas instituciones débiles y estamos perdiendo la institucionalidad”, ha dicho.  Felipe González ha concluido con un mensaje de confianza en relación con la situación de Cataluña: “espero que las tensiones se reconduzcan con mayor entendimiento y diálogo intracatalán y con el resto del país”.
Miquel Roca ha comenzado su intervención diciendo que “los problemas que hoy existen no tienen causa en el texto constitucional” y se ha mostrado escéptico ante una reforma de la Constitución “porque no hay coincidencia en qué debe ser reformado ni tampoco voluntad de acercarse al otro”


A pesar de las dificultades, Roca ha insistido en la importancia del pacto y del diálogo como terreno común y ha defendido el papel de los partidos políticos “porque el Estado necesita organizaciones que cohesionen”. El “padre” de la Constitución ha reclamado el amparo de la Constitución para buscar soluciones respetando las reglas del juego de la democracia.
El acto, que se ha prolongado alrededor de dos horas, ha reunido a 300 personas, autoridades y representantes de la sociedad catalana en el Centro Nacional de Condiciones de Trabajo.

 

Redacción primacia