Albert Freixas presenta “Oopalana” (Red B Records), su segundo álbum.

Un disco grabado sólo con guitarras acústicas y voces, pero que lejos de ser aburrido y previsible, se convierte fresco y sorprendente.

La guitarra el instrumento central, y aparece con formas y texturas diferentes: como base rítmica, añadiendo cuerpo y frecuencias graves. La voz es el vínculo, y las armonías vocales dotan a los temas de una gran sensibilidad.

El músico ha querido volver a la simplicidad, si bien en múltiples capas y frecuencias. Así, podemos sentir desde líneas de bajo octavades a beats percusivos utilizando diferentes partes del instrumento y de su madera. Es un disco que sorprende por su aparente sencillez y escondida complejidad de sonidos y texturas.

“Oopalana” ha sido grabado en El Hada de Vallforners, un antiguo pajar reformado. Fue mezclado y masterizado en Grabaciones Silvestres por Joel Condal. Ingeniero de sonido y coproductor.

Las 10 canciones del disco, escritas e interpretadas por el mismo Freixas, presentan una sonoridad con proyección internacional y unos textos íntegramente en inglés.

Albert Freixas (Sabadell, 1979) es un músico consolidado de amplia trayectoria pero todavía bastante desconocido por el gran público.

Su debut en solitario, {u} (Gato Records, 2011), fue unánimemente bien recibido por la crítica (RNE3, Enderrock, Rne4, Presencia, El Tiempo, etc.) y ganó el premio Altaveu Frontera 2013, que lo llevó a girar el disco para Galicia, País Vasco y Andalucía dentro del ciclo de AiE “Artistas en Ruta” y una aparición como artista invitado en el Monkey Week 2013.

Su trayectoria profesional comenzó en 2000 en Londres, donde Freixas vivió 8 años, y donde formó parte de proyectos de jazz y spoken word, pioneros en la escena underground británica, como The Ventriloquist Band o Martha Rose.

Fue también en Londres donde Freixas se forjó como cantautor en solitario y donde desarrollar y perfeccionar la técnica de “looping”, donde el artista se graba en tiempo real mediante dos pedales de loop y donde juega con estas grabaciones de voz y guitarra para sobreponerse y crear texturas más complejas en directo, dejando que la improvisación convierta cada concierto en algo diferente. Pronto, se ganó una reputación de “one-man band” entre sus seguidores.

En 2007 volvió a Cataluña y unirse a los recién formados iX !, grupo con quien grabó 4 trabajos de larga duración y una B.S.O. hasta su desafortunada disolución en el año 2016.

Ahora vuelve con un nuevo trabajo, “Oopalana” (RedB 2018), un disco dedicado a la memoria de su abuela Esperanza y donde incluso su jovencísimo hijo lo acompaña en una canción.

Redacción primacia.