EL SEXTO SENTIDO LA REFLEXIÓN POÉTICA DE UN LIBRO ESPIRITUAL

Jesús Pérez Marqués

 

A fin de cuentas todo empezó con el sexto sentido 999, el escritor, el poeta, el filósofo en busca de la verdad, sin esperar la lejanía que supondría el conocimiento y las pruebas posteriores  encaminadas al mismo.

Aparte todo lo negativo de la búsqueda, me quede con lo positivo y con la fórmula de hablar al interior sin perjuicios, pero los perjuicios del interior eran mayores que los exteriores y la envidia y el miedo a lo desconocido lo aprovecharon aquellos que pretendían y pretenden seguir en el anonimato.

Un libro que te identifica con tu espíritu y tu alma reconociendo el yo original, no es una lectura muy agradable en algunos casos  y menos hoy día.

Cuando lo escribí tenía su razón de ser y en los dos lados la exposición tenía el resultado inmediato y sorprendente a la vez.

Hay demasiados intereses creados para que lo esencial quede en puntos muertos o aislados y desde la filosofía más pura, la verdad con uno mismo y los resultados de la misma equivocados o no, si mantienen lo esencial como base,  cuando son reales hacen daño a lo establecido y el precio milenario lo hemos padecido  generación tras generación.

El sexto sentido999, fue el principio de la necesidad de encontrar una razón para salir del dolor de las propias lecturas de la vida y del momento. “Quien me iba a decir a mí, que enredarían una madeja semejante para intentar evitar lo establecido” y que lo establecido pese al tiempo es tan solo un espacio “Cielo, vacío o precipicio” que no hace nada, solo espera que llegue el momento en el cual cada uno vamos irremediablemente  a su encuentro.

Hoy las lecturas son otras, lo que nos depara el futuro es otra cosa, el presente es diferente y pese a todo encontrar una lectura directa a nuestro interior y con los resultados inequívocos de que el propio proceso de la lectura en el tiempo nos mostrara todo lo que no pudimos entender o ver en su primera lectura y a posterior lo mismo, no deja de ser la base primordial de hablar con nuestra alma y su propia evolución en los diferentes procesos de la vida  donde las lecturas van encaminadas al conocimiento de la materia y los aprendizajes en la misma y no a nuestro propio yo, nuestro interior, conciencia, espíritu o alma.

Dicho esto y siendo un libro que no desvela demasiado conocimiento espiritual no deja de ser la paradoja de ser el libro más íntimo con uno mismo y como tal, una fuente espiritual inagotable que nos lleva al compromiso propio con nuestra propia realidad.

Jesús Pérez Marqués

Selector de idioma