Laia Sanz afrontará el Dakar 2019 de una manera diferente

Laia Sanz afrontará el Dakar 2019 de una manera diferente a los anteriores ya que no llegará a la salida en Lima en las mejores condiciones físicas. Ha pasado de tres meses en cama a causa de una doble infección vírica que incluso le ha impedido hacer vida normal. En una temporada en la que se iba a centrar en la disciplina del rally tuvo que renunciar al Desafío Inca, al Rally de Marruecos y a los entrenos pre-dakar de KTM en Oriente Medio. De hecho, la rueda de prensa de presentación, bien pudo haber sido para anunciar la renuncia de la piloto catalana a disputar el Dakar 2019.

"Estos últimos meses han sido complicados porque el Dakar se acercaba y yo estaba en casa casi sin poder hacer vida normal. No llego en las condiciones que me gustaría, será una incógnita, pero tengo muchas ganas de disfrutar de la moto después de tantos meses parada", explica la 18 veces campeona del mundo.

"Tenía claro que si no estaba mínimamente preparada para el Dakar no iba a ir, lo primero es la salud, pero me he encontrado mejor los últimos días. Me he vuelto a sentir deportista". Ha sido con la llegada del mes de diciembre cuando Laia Sanz ha podido retornar a la actividad, tanto física como de moto: "Empecé a entrenar a principio de mes, cuando normalmente ahí sueles empezar a bajar un poco el ritmo. Es lo que toca, ha venido así”.  "Un objetivo bueno ya es estar en la línea de salida. Cuando me ponga el casco seguro que querré dar gas y hacerlo lo mejor posible. Luego veremos cómo va la carrera, pero está claro que no puedo ser tan ambiciosa como otros años", reconoce la piloto de KTM.

Laia, que reconoció que quizá el próximo Dakar será en el que llegue más justa de todos los que ha disputado, espera superar la carencia de preparación a base de experiencia: "Es mi noveno Dakar, la experiencia me ayudará, también por la dureza, la navegación... va a ser una carrera intensa. Será un Dakar diferente, corto... es un poco una incógnita". El 7 de enero, en la salida de Lima, con su KTM 450 Rally comenzará a desvelarse.

Laia Sanz, trece veces campeona del mundo de trial y cinco de enduro, viajará al Dakar con cerca de 150 kilos de equipaje para afrontar, el rally más duro del mundo, en el que ha sido siete veces la primera mujer clasificada.

La barcelonesa, novena en la clasificación absoluta en 2015, competirá por novena vez en el Dakar, que en esta edición se disputará íntegramente en Perú, y a tal efecto pondrá rumbo a Lima con todo el material necesario: monos, botas, cascos, gafas y otros artículos imprescindibles para afrontar esta aventura.

 

Sònia Figuerola.

Fotos; Gonzalo Mirón.