Querer escribir un poema a través de la séptima puerta puede terminar como…? Jesús Pérez Marqués

tu foto del perfil, La imagen puede contener: 1 persona, lentes de solA todo lo escrito en la séptima puerta le puse fecha por la importancia que tenia el momento, en este momento las paginas las elijo al azar y no entiendo muy bien porque se apropian del momento, sin importar el tiempo ni la edad.

Querer escribir un poema a través de la séptima puerta puede terminar como un libro inacabado, un cuento sin terminar, o un beso de despedida.

Jesús Pérez Marqués

 

LA SÉPTIMA PUERTA

CAPÍTULO IV

29 – 12 – 2006

Nadie Espera esto, estoy  repuesto he cargado pilas o he descargado restos, era tan necesario volver al ayer, recordar momentos, escribir poemas con la misma pena que la materia sufre con el desconcierto, como estaba ayer, como están ellos. Si os digo la verdad es mentira, o verdades relativas, o momentos, cargas pesos, sinfonías, acordes de desacordes que se deben afinar, y sin saber de la música vosotros queréis que yo de las notas a los que no quieren oír ni aplicar y en consecuencia del efecto es causa y dolor ajeno que en tu despropósito no quisiste escuchar, cuando lo escuchaste ni le prestaste atención y ahora que las notas pesan sobre tus oídos y los ruidos no te dejan dormir, vienes a mi y me perturbas acusando de penumbras que te pertenecen solo a ti, y condenas al abismo a todos los ostracismo racionales que puedan acercase a ti.

Aúlla lobo aúlla, que tu dolor si te oigo ladrar me sirve para saber que eres un Lobo y sus ladridos perdidos deben aullar.

Me cuesta este entendimiento desde aquí y desde allá, pero quien asume esto, si nadie quiere pasar, si los que pasan lo pierden y los que vienen lo olvidan como queréis que en el medio de esta vida donde solo vivo yo, de lugar a una salida donde los de aquí y los de allá puedan darle algún sentido y que dejen de ladrar.

Si, se lo que digo y por quien lo digo, putos reciclados, estoy de cieno hasta los ojos, casi no puedo respirar y esperáis una pena, una lástima, un corazón noble, una pequeña luz a las penumbras ajenas que dejasteis endeudados y ni siquiera a ellos tenéis valor de reclamarlo.

Me pedís un poema para que en la materia en los tiempos que estamos jueguen hacer destrozos con mis vocablos y las rimas se rimen con palabras que las lleve el viento y las alas ajadas de los sentimientos que se pierdan entre ellos, en solo palabras, que bonito es esto, adiós, otro día, otro espacio, ya paso ya ni recuerdo, que la suma y la resta de este desconcierto me sirve para dar todas las que quiero total una mas, quien se va a enterar, la que está cayendo…? A mí me las dan, pero que a gusto me quedo… toma una  y otra más y hay la dejo...’

No podía mas lo juro y es cierto. He cargado pilas, he descargado restos y en estos espacios en que solo yo asumo lo impuesto, reclamo mi paz, mi luz y mis sueños y si voy a estar pese al desconcierto debo retomar todos mis esfuerzos que en hechos firmados están hasta con mis versos. Y aquí está el poema que empecé y terminarlo hoy no quiero.

He estado demasiado tiempo expuesto al dolor/ Demasiada gente que caminan ciegos/ Y que en esta vida ven principio y fin/  En sus propias vidas en sus propios hechos./  Cada día que pasa se me encoge una angustia/  Viendo el dolor ajeno que recrean he / insisten alimentándolo entre ellos./ He inocentes y ajenos en sus propios deseos recogen lo que dan y reciben su apremio./  El equilibrio del desequilibrio hecho verbo/  Por encima del mundo por debajo del suelo/  Posiciones opuestas a nuestros sentimientos./  Por un lado el amor hacia lo que queremos/  Y el desprecio sin más a lo que no entendemos/ Alguien viene detrás desconocido miedo/  Que nos hace pensar y hacer a los demás de menos/  Y a lo que hacemos mas, lo negro nos arrebata el sueño/