Quiero escribir del hoy, pero el ayer no me deja. Jesús Pérez Marqués

Quiero escribir del hoy, pero el ayer no me deja.

LA SÉPTIMA PUERTA

CAPÍTULO III

18-10-05

 

Tarde, si tarde, es por la tarde, si es por la tarde, tarde o pronto, antes o después que e importancia debería de tener escribir por la tarde, por la noche o por la mañana si hablase de las cosas que tú ya sabes, tormentas, inundaciones, catástrofes, huracanes, terremotos, políticos, poder, religiones, las victimas siempre son las mismas, los más débiles, los más necesitados, los más pobres, y en general los demás, caemos en la tentación sofisticada de un anuncio de coches para deleitar los sentidos de la poesía y el arte, del arte.

Te explico, el arte del arte de sacarte dinero, porque es lo que cuenta y cuentan las estadísticas de todas las catástrofes. (Mientras los pobres esperan porque no tienen ni para pagar un coche). No importa que lleven ocho o diez días debajo de la tierra enterrados por los escombros. Ni que autoricen a quien va o no va estar buscando con sus perros, o que los emigrantes queden abandonados en el desierto, o mueran o los entierren, o sabe dios que dios velara por todos aquellos desamparados, que los listos, los portentosos, los políticos, los estabilizados, los curas y hasta los parados que cobran, han cerrado su corazón y han mirado hacia el cielo, y al suelo, donde pisan “al cielo para ver si llueve, al suelo para salvaguardar su posición.”

Pero eso es normal, eso lo puede decir cualquiera, que quiera mirar, y no es de ahora es desde casi siempre de los de siempre que son y han sido los mismos los que estamos ahora.

Y ahora que es la hora, nos toca averiguar hasta donde podemos llegar si llegamos y si nos dejan llegar.

Si deseamos cambiar algo, no de los demás. No, eso es lo que siempre hacemos, querer cambiar a los demás para que se asemejen a nosotros y no sentirnos despiadados como vemos a los demás. Desde nosotros mismos, (si lo sé esto parece un sermón,) Desde el pulpito de mi espacio, en la tarde, puede que ya tarde, o temprano según se mire o se quiera mirar, no escribo para nadie en particular.

Ellos lo verán como una victoria, he escrito y encima por la tarde, y aunque tarde quien sabe si por ellos, que siempre están despiertos, o en la tarde, y aunque tarde quien sabe si por ellos, que siempre están despiertos, o en la tarde estáis dormidos, y los dormidos, todavía no les ha dado tiempo de leerlo porque lo estoy escribiendo ahora, si ahora 18 del 10 del 2005 a las dieciséis cincuenta y cinco hora española.

Bien después de esto debería decir algo...? En serio, puede que alguno, o muchos estén pinchando, dado al estado de las carreteras y el tiempo, pero el estado y el tiempo es el que es, y hace mucho tiempo que se ha escrito que sería así, y no como nos han contado.

La economía de mercado el balance siempre esta del mismo lado. Esperaba, que aparte de las partes que me corresponden al asumir responsabilidades que  desconozco, otros, de los dos lados, pondrían alguna coma, o punto y seguido. O un guión o una simple pregunta a los que nos acontece, pero el silencio aborda las tormentas de estos espacios, vacíos como las almas de los presentes, o los cuerpos de los ausentes.

Hablo demasiado lo sé, pero no comeré ningún bocado ajeno, siempre ha sido mi lema. Pero tener en cuenta que será entre todos, que uno u otro a de empezar, pero entre todos se ha de dar el cambio que se necesita por obligación si queremos mantener el equilibrio de especie que nos corresponde en materia y espíritu.

Y por qué engañarnos todos lo vemos y miramos hacia otro lado. Modifica tu estado interior, mira al frente y veas lo que veas, se fiel a ti mismo en lo que te ha tocado vivir.

Hoy podría haber sido un día de quejas me costa y lo sé, porque aun que no te lo creas soy tan frágil como cualquier materia viva expuesta a la vida, pero creo y lo digo de corazón, que muchos, muchos otros están peor y no beneficia a nadie la queja ni el lamento en la riqueza, en la enfermedad en la abundancia o la pobreza, para bien o para mal dos y dos son cuatro pero si quitamos los números la balanza del dos y dos su valor y peso especifico solo cuenta por su contenido.

Biografía:

DEL QUE FUI Y DEL QUE SOY

 

Encontrar una frase del ayer y del hoy no es tarea fácil
y menos cuando todo se va.
Permanecer es complicado cuando apenas queda nada.
Y el ser o no ser, solo forma parte del espacio tiempo
reflejado en los hechos antes de partir.
Del que fui y del que soy.
Una distancia que me acerca al camino que nunca he dejado.

Biografía

Jesús Pérez Marqués