La Policía Nacional localiza y desmantela seis plantaciones de marihuana en la provincia de Girona

La mayoría de la producción tenía como destino Francia

La Policía Nacional localiza y desmantela seis plantaciones de marihuana en la provincia de Girona                                                                                 

  • Aprehendidas 1.000 plantas de cannabis sativa, siete kilos de marihuana, 21’2 kilos de cogollos e intervenidos 94.000 euros en metálico, entre otros efecto
  • Detenidas nueve personas en Roses, Maçanet de la Selva y Tossa de Mar, a quienes se les imputan delitos contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico

2-abril-2019.- Agentes de la Policía Nacional han desmantelado en la provincia de Girona seis plantaciones de marihuana habilitadas en otras tantas viviendas y detenido a nueve personas. Los registros practicados han permitido la aprehensión de siete kilos de marihuana, 1.000 plantas de cannabis sativa, 21'2 kilos de cogollos de marihuana y la intervención de 94.000 euros en metálico, un revolver y tres vehículos, entre otros efectos. La práctica totalidad de la producción obtenida tenía como destino Francia. La energía necesaria para alimentar las instalaciones era tomada fraudulentamente de las acometidas generales.

Plantación en Santa Margarida

La operación policial desarrollada en Roses se inició a partir del intercambio de información con la policía judicial de la ciudad francesa de Lille respecto a un grupo de narcotraficantes entre España y Francia. Una vez localizada la vivienda, la correspondiente entrada y registro permitió la aprehensión de 2'7 kilos de cogollos de marihuana y la intervención de 85.600 euros en metálico, así como un revolver calibre 357 municionado del que uno de los tres detenidos se desprendió, siete teléfonos móviles y un vehículo.

Cuatro plantaciones en Urbanización Mas Altaba

A partir de informaciones recibidas de la Policía Local de Maçanet de la Selva, los investigadores conocen de la existencia de cuatro viviendas en la población donde podrían encontrarse plantaciones ilegales de marihuana. Sus inmediaciones eran un constante tránsito de personas, se percibía un intenso olor característico a marihuana y las ventanas se observaban tapiadas. Los registros practicados en las viviendas se saldaron con la aprehensión de un total de siete kilos de marihuana, 1.000 plantas, la intervención de 6.200 euros en efectivo y la detención de cinco personas. Paralelamente, en el marco de la operación policial y merced a la colaboración con la policía francesa, los agentes conocieron de la detención en territorio galo de otro miembro del grupo criminal que transportaba 40 kilos de marihuana en el interior de su vehículo.

Música permanente para ocultar los ruidos

Las investigaciones realizadas en torno a un grupo de narcotraficantes que se estaría dedicando al cultivo de marihuana para abastecer el mercado francés, ubicaron una plantación en la urbanización Platja Brava de Tossa de Mar. Las primeras observaciones desde el exterior permitían comprobar que la energía eléctrica que abastecía la vivienda se obtenía fraudulentamente de la acometida general, con un perjuicio de 6.500 euros para la compañía distribuidora. Asimismo las ventanas habían sido tapiadas para evitar que se percibieran ruidos y olores desde el exterior, llegando incluso a tener permanentemente en funcionamiento un equipo de música que ocultara el ruido producido por los aparatos. La plantación se encontraba en el garaje y dos habitaciones de la casa, provista del utillaje imprescindible para su funcionamiento. En la entrada y registro se aprehendieron 18'5 kilos de cogollos de marihuana e intervinieron 2.200 euros en efectivo, tres teléfonos móviles, un vehículo todoterreno, una motocicleta, dos ordenadores portátiles, dos tabletas, material de fotografía y video, deteniéndose al responsable.

Los nueve detenidos, a quienes se les imputan delitos contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico, fueron puestos a disposición de la autoridad judicial correspondiente.

Redacción primacía