Alejandro Fernández Portada Revista Primacía nº 146 Noviembre 2019

 

 

Alejandro Fernández regresa a sus raíces con Caballero Y recibe el Premio a la Herencia Hispana por su trayectoria musical.

El cantante mexicano Alejandro Fernández regresa a sus «raíces» con la canción Caballero, primer adelanto del que será un nuevo disco dedicado al mariachi, la «música que lo vio nacer» y a la que recurre ahora que ha madurado personal y musicalmente.

#Caballero es el resultado de un gran compromiso con ustedes para brindarles siempre lo mejor de mí.

Alejandro Fernández creció rodeado de la tradición musical de su país. Desde chico aprendió a valorar la lealtad no sólo por la patria sino por sus más antiguas y admirables tradiciones. Cuando un artista es de verdad honesto resulta imposible separarlo de su creación: la obra lo representa y viceversa. Así ocurre con Alejandro Fernández. A lo largo de una carrera ilustre, con un sello decididamente charro, romántico y enamorado, Alejandro es un auténtico embajador de su patria. No podría ser de otra manera: el hombre lleva a México en la sangre.

Alejandro Fernández un gran artista y embajador de México que tiene la riqueza musical con un estilo personal que ha unido lo que es la tradición y la modernidad

Fernández ha lanzado su nuevo sencillo "Caballero" el viernes 4 de octubre, junto con el video musical oficial, que fue filmado en Tapalpa, Jalisco, México.“Caballero”, es el adelanto de su próximo nuevo álbum, grabado en Barcelona, Los Ángeles y Nueva York, producido por Aureo Baqueiro, y que será lanzado en el 2020. El tema “Caballero” ha sido escrito por José Luis Roma (Río Roma), y el videoclip dirigido por el reconocido Oliver Castro (Amores Perros) en Tapalpa, México un pueblo mágico de Jalisco (cuna del mariachi)

Tras 17 álbumes de estudio, El Potrillo apuesta por lo seguro, a lo que escuchaba en su casa desde niño, al género que inmortalizó a su padre, Vicente Fernández.«Este nuevo álbum trata de regresar a mis raíces, a mi cultura, a la música que me vio nacer y con la que crecí. Es retomar el principio», aseguró Fernández.«La gente debería de preocuparse si no ve a un Alejandro más maduro.

He aprendido muchísimo y todas las experiencias que he tenido las hemos plasmado (en el disco)», explicó el cantante de 48 años. Las letras también han ido cambiando y «los temas ya no son tan ligeritos, sino más profundos», apunta.Eso sí, El Potrillo aclara que los años y la experiencia no lo han hecho dejar el amor de lado y este sigue siendo el tema que más alimenta sus canciones. «Amar y sufrir va a ser una continua (constante) en la vida».

Precisamente es la historia de un amor prohibido lo que inspira la canción «Caballero», en la que un hombre le canta a una mujer que ama en silencio porque ella está comprometida. En la competitiva industria musical, Alejandro Fernández tiene claro el panorama. «El género pop lo podré seguir cantando pero sí creo que tiene como un año de caducidad; no toda la vida vas a poder cantar pop a menos que seas Enmanuel», comenta.

Fernández tiene claro que la música mexicana, y especialmente el mariachi, tiene un rango de vida mucho más largo. El regreso a sus orígenes también representa para el cantante un homenaje a México y sus grandes artistas, un concepto que resalta en el vídeo de «Caballero», donde se evoca la Época de Oro del cine mexicano y el trabajo de fotógrafos como el reconocido artista Gabriel Figueroa Mateos (1907-1997).

«Tratamos de exaltar toda la «mexicanidad» para que nuestra gente se sienta orgullosa de nuestros valores», indica. Con este nuevo álbum que aún no tiene un título definido, y que fue grabado entre Barcelona, Los Ángeles y Nueva York, Fernández también quiso apostar a los nuevos talentos mexicanos.El nuevo disco de Alejandro Fernández cuenta con la colaboración de jóvenes autores como Christian Nodal, Chico Elizalde, Joss Favela y Luis Carlos Monroy, entre otros.

ALEJANDRO FERNÁNDEZ HA RECIBIDO  EL PREMIO A LA HERENCIA HISPANA PARA LA MÚSICA EN EL CENTRO JOHN F. EL 1 DE OCTUBRE 2019

El ganador del Latin GRAMMY e ícono mexicano Alejandro Fernández, fue honrado con el Premio A la Herencia Hispana por su trayectoria musical durante la 32°entrega anual de los premios.

Los Premios a la Herencia Hispana fueron creados por la Casa Blanca en 1987 para conmemorar el establecimiento del Mes de la Herencia Hispana en los Estados Unidos. La ceremonia que se llevó a cabo en el Centro John F. Kennedy para las Artes Escénicas en Washington, DC, tuvo como presentador a Nicholas González, y celebró a una gran variedad de figuras prominentes en el entretenimiento y el deporte, así como sus contribuciones a la cultura latina.

Fernández se unió al actor Eugenio Derbez, al artista y activista René Pérez (Calle 13), al boxeador Canelo Álvarez y a un grupo de líderes latinas, incluida Sylvia Acevedo (CEO de Girl Scouts de EU), Alejandra Y. Castillo (CEO de YWCA USA), Virginia Kase (CEO de la Liga de las Mujeres Votantes) y Mónica Ramírez (Fundadora de Justicia para Mujeres Migrantes) como ganadoras del Premio de la Herencia Hispana este año.

En su discurso de aceptación, el reconocido artista habló sobre el legado y lo que representa para él este premio, agradeciendo a la Fundación de la Herencia Hispana por el reconocimiento mientras celebraba sus raíces mexicanas. "Es un honor para mí recibir esta distinción. Gracias al Hispanic Heritage Foundation. Para mí ... el legado tiene dos maneras de mirarlo: Hacia el atrás, para agradecer, para honrar nuestras raíces, nuestros valores y nuestros orígenes ... Y hacia el futuro, como una responsabilidad: la de construir un patrimonio para las nuevas generaciones, para los que están lejos de casa o para los que aún no llegan”.

La noche también incluyó presentaciones musicales de Los Tigres Del Norte, quienes han sido merecedores del Premio a la Herencia Hispana anteriormente, la estrella chilena de música alternativa ganadora del Latin GRAMMY Mon Laferte, la estrella originaria de Miami Amara ‘La Negra’, además durante la noche otras celebridades latinas como Ingrid Hoffmann y J.W. Cortes sirvieron como presentadores.

Hijo del legendario cantante mexicano Vicente Fernández, Alejandro Fernández, conocido también como "El Potrillo" por los medios y sus fanáticos, comenzó su carrera interpretando música tradicional mexicana antes de ingresar al mundo del pop. Ha vendido más de 35 millones de álbumes en todo el mundo, ha recibido dos Latin GRAMMY, el Premio del Salón de la Fama de Billboard y ha sido inmortalizado con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

Portar un traje de charro no es para cualquiera. Símbolo del criollismo mexicano, el atuendo requiere aplomo, galanura y actitud. Vestir de charro es arroparse con la identidad de un pueblo noble y apasionado, que lo mismo canta su alegría que su dolor.

A esa esencia corresponde la de Alejandro Fernández, artista de pura cepa y moderno representante de una legión de charros cantores, auténticos embajadores de la identidad mexicana, en la que han destacado figuras como Pedro Infante, Jorge Negrete, Javier Solís y Vicente Fernández.

Alejandro Fernández (Ciudad de México, 24/4/1971), es depositario de una rica herencia artística a la que ha honrado con su personal aporte, dándole a la canción romántica mexicana un desarrollo fincado en la tradición, pero conciliado con la modernidad.

El comienzo de esta historia ha sido relatado muchas veces. La del niño que apenas con cinco años de edad,  es motivada a subir al escenario a cantar a lado de su padre, un homenaje que Vicente Fernández recibió en San Antonio, Texas. El niño había ensayado su parte, la sabía muy bien, pero la mirada expectante de miles de personas lo hicieron presa del pánico escénico y vino la confusión. Cuando el pequeño rompió en llanto, el padre vino al rescate, recomponiendo la estrofa y ayudándolo a continuar.

a

El suceso redujo el interés del niño por ser cantante como su padre, y éste no insistió. Tanto así que Alejandro se decidió por estudiar arquitectura. En eso estaba cuando don Vicente vino con una propuesta: grabar un dueto con él para un disco en homenaje a la música mexicana. Alejandro accedió y el tema seleccionado, “Amor de los dos”, resultó un éxito.

El éxito de aquella grabación motivó una nueva invitación, sólo que esta vez Alejandro Fernández lo haría como solista. La propuesta para grabar un primer álbum y lanzarlo al mercado no se hizo esperar. En 1992 debutó con un disco homónimo que reportó ventas inusuales para el género ranchero. Sorprendió a la audiencia con una aproximación más fresca a la música tradicional mexicana, lo que le permitiría convocar al público joven en torno a un género que parecía olvidado. Alejandro vio posibilidades para desarrollarse como artista, y dejó la arquitectura.

https://youtu.be/-Yd_bsPFoJ0

En el 2009, con diecisiete millones de copias vendidas internacionalmente y una carrera discográfica consistente, Alejandro Fernández emprende un nuevo camino. Este es, quizá, su proyecto más ambicioso: regalarle a su público dos discos al mismo tiempo, un homenaje simultáneo a las dos caras, ambas indispensables, de Alejandro Fernández. En un lanzamiento histórico e irrepetible, dos discos, dos géneros: “Tradición” y “Evolución” son sus “Dos Mundos”.

En “Tradición”, Alejandro se une con Joan Sebastian para producir un disco divertido, juguetón y sentido, más cercano a Pedro Infante que a Javier Solis. Un disco con el sello inconfundible de Joan, un hombre que lleva, casi de manera mágica, el pulso de las emociones de su pueblo. Alejandro Fernández se da el gusto de divertirse y cantarle al amor y al desamor como nunca lo había hecho: con el ardor festivo de los mexicanos. “Dos Mundos: Tradición” es un disco para bailar, sentir y reír al estilo de un país vivo como pocos. Es, en palabras de Alejandro, “oro molido”.

En “Evolución”, Alejandro hace mancuerna con Aureo Baqueiro y varios de los más extraordinarios cantautores de la lengua española para ofrecer una producción que hace suya la dulzura latinoamericana sin dejar de lado el ritmo y el romance. Su voz y su notable oído musical han dado a luz uno de los discos de pop más atrevidos y auténticos de la historia moderna del idioma español. “Dos Mundos: Evolución” es una fusión perfecta del pop con la música mexicana.

“Dos discos totalmente diferentes” que dejan a Alejandro “emocionadísimo”.   Son “Dos Mundos” que se unen en el sentir de un artista de excepción. Y no es para menos. A lo largo de una carrera ilustre, con un sello decididamente charro, romántico y enamorado, Alejandro es un auténtico embajador de su patria. No podría ser de otra manera: el hombre lleva a México en la sangre.

La voz de David Bisbal se une a la de Alejandro Fernández para presentar un bolero ranchero. “Abriré la Puerta” con una base melódica, tiene ese talante melancólico y romántico característico del género donde resaltan las voces de ambos artistas. “Abriré la Puerta” contiene todos los ingredientes para convertirse en un clásico.

David Bisbal había guardado esta canción para poder cumplir un sueño, cantarla con Alejandro Fernández y rendir así homenaje a México, un país hermano y que significa tanto para él y con el que siempre se ha sentido especialmente vinculado y colaborando con grandes figuras como Juan Gabriel, Christian Nodal y ahora Alejandro Fernández.“Abriré la Puerta” está producida por Áureo Baqueiro y se ha grabado entre Los Angeles y México.El mismo día del lanzamiento de la canción se ha estrenado también el videoclip grabado el pasado mes de mayo en el mítico Teatro Degollado en Guadalajara (México) y producido por Vampire Films.

“[...] Cuando yo escucho al mariachi conjugarse con la orquesta durante un concierto, pienso en la unión de nuestras dos culturas, enlazadas a través de la melodía. Y así pasa con casi toda la música en español: las canciones latinoamericanas tocan el alma de España y viceversa…”   Alejandro Fernández

Con estas palabras tan emotivas, Alejandro Fernandez define el concepto del concierto extraordinario que ofreció en el Teatro Real de Madrid. Uno de los grandes templos de la ópera mundial y escenario de referencia obligada para presentaciones ilustres de la música, la ópera, la danza y el teatro contemporáneo. Su escenario, su platea y toda la  historia pasada que allí se respira, se fusionaron por primera vez con la voz y el talento incomparable de un mexicano universal. Con el Pop y el Mariachi de Alejandro Fernández.

Un fenómeno de la música popular mexicana, que ha trascendido todas las fronteras naturales e imaginarias, para llevar otros niveles, el arte, el  talento y la esencia de México por el mundo.   La estrella mexicana literalmente enamoró al público asistente,  desde la primera nota y desde el primer acorde de la Orquesta Filarmónica de España que le acompañó durante la apertura de su concierto.

Precisamente ese fue uno de los elementos sorpresa de la noche. Una primera parte donde además el público descubrió a un Alejandro Fernández elegantemente vestido con un smoking a tono con el lugar y el aconteciendo histórico que estaba viviendo. Portar un traje de charro no es para cualquiera. Símbolo del criollo mexicano, el atuendo requiere aplomo, galanura y actitud. Vestir de charro es arroparse con la identidad de un pueblo noble y apasionado, que lo mismo canta su alegría que su dolor.

A esa historia pertenece Alejandro Fernández, artista de pura cepa y moderno representante de una herencia de charros cantores, auténticos embajadores de la identidad mexicana, en la que han destacado figuras como Pedro Infante, Jorge Negrete, Javier Solís.

Premios a lo largo de su carrera

  • Estrella en el paseo de la fama en Hollywood
  • 2 Gramys Latinos
  • 2 Billboard Latinos
  • 2 Gaviotas de Plata ( Viña del Mar)
  • Premios Lo Nuestro
  • Premios Oye
  • Lunas del Auditorio
  • Premios Tu Música ( Puerto Rico)
  • Premios Cadena Dial ( España)
  • Orquídea de Diamante ( Venezuela)
  • 15 de Septiembre 2004 – día Nacional de Alejandro Fernández en US
  • Puerto Vallarta- Llaves de la ciudad y Embajador de Puerto Vallarta en el Mundo
  • Llaves de la ciudad de Las Vegas
  • Premios Furia Musical
  • Reconocimiento “ La Voz de México”
  • Embajador Turístico de Jalisco.

Como empresario, a Fernández se le atribuye la propiedad del centro comercial Unicenter en Guadalajara, donde hay diferentes tipos de negocios y que genera empleo a más de 170 personas.

También participó con su familia en la construcción del «Lienzo Charro y Centro de Espectáculo Don Vicente Fernández Gómez», mejor conocido como la Arena VFG, el más grande lienzo de toda América con una capacidad para 11.000 personas.

Básicamente, dedicado a espectáculos masivos y eventualmente competiciones de charrería. ​El 2 de diciembre de 2005, la ciudad de Los Ángeles, le dio el honor de una estrella en el legendario paseo de la fama de Hollywood, en Hollywood Boulevard. El cantante llegó acompañado por su familia, su padre Vicente Fernández, su madre, sus hermanos y sus cinco hijos, además como invitado especial, Plácido Domingo y su familia.

Enseguida invitó a Plácido Domingo quien dirigió unas palabras expresando su cariño al menor de los Fernández. Posteriormente su padre, Vicente Fernández se dirigió al público y en especial a su hijo, a quien expresó su orgullo paterno y artístico. La tradicional ceremonia tuvo un toque inusual, Alejandro y su padre fueron invitados a cantar «Amor de los dos», para recordar una tierna anécdota de la infancia.

Entre las más de 2000 estrellas que adornan el paseo de la fama, solo en dos ocasiones se han dado a padre e hijo. Kirk y Michael Douglas. La estrella de El Potrillo de México se encuentra en el 6160 del Hollywood Boulevard, precisamente junto de la de su padre. ​

En abril de 2008 el cantante Alejandro Fernández fue nombrado primer Embajador Turístico de Jalisco, distinción que le dio el gobierno del estado por su amplia trayectoria profesional, tanto a nivel nacional como internacional. La distinción al "Potrillo" es por su exitosa trayectoria profesional, además de ser un moderno representante de una legión de charros cantores, al llevar las más nobles tradiciones de su estado de gira por el país y el mundo.Esta iniciativa es una de las muchas acciones solidarias y humanitarias en las que ha participado Alejandro Fernández a lo largo de su carrera.

Alejandro Fernández es depositario de una rica herencia artística a la que ha honrado con su personal aporte, dándole a la canción romántica mexicana un desarrollo fincado en la tradición, pero conciliado con la modernidad. Portar un traje de charro no es para cualquiera. Símbolo del criollismo mexicano, el atuendo requiere aplomo, galanura y actitud. Vestir de charro es arroparse con la identidad de un pueblo noble y apasionado, que lo mismo canta su alegría que su dolor.

Que sigue la Dinastia Fernández ......𝘘𝘶𝘦 𝘴𝘪𝘨𝘢𝘯 𝘭𝘰𝘴 e𝘹𝘪𝘵𝘰𝘴 #C𝘢𝘣𝘢𝘭𝘭𝘦𝘳𝘰

Redaccion.Primacia.Camelia Ana Ionita.