DE UNA EDITORIAL 2020 PARA UN PUNTO DE REFLEXIÓN

Siempre ha sido difícil entender lo que no se sabe, lo que no se ve y ahora en este 2020

Cuando todo está al alcance de un clic, cuando el valor de un euro y una peseta han perdido el sentido hasta de la adversidad, quieren de los valores perdidos hacer presentes con la imprudencia absoluta del futuro y el pasado; equilibrar en el desamparo de la ética y la moral los sentidos que perdidos como a niños nos quieren embaucar en el vacío de normas y tiempos que ni siquiera pensamos que así lo han provocado y así será.

Puedo entender el cambio de los tiempos, lo que llega desde todos los cauces al mar, lo que la corriente arrastra, lo que se ha llevado, lo que se llevara.

Que un euro es un euro, y una peseta es una peseta, que las evoluciones de las nuevas tecnologías nos pueden llevar a cualquier dirección y la dirección sometida a la evolución no la pueden parar ni los mismos que lo han provocado.

Escribo en tercera persona, pero yo estoy presente y negar la existencia de un espacio importante, de un deseo, una promesa, un beso o un sueño, eso, eso nace del alma y contra más la opriman más grande y más sublime se hará, en el tiempo que perdura en nosotros en milenios, ha sabido vencer en cada época, en cada tiempo, la estupidez del hombre en su propio intento de autodestrucción.

Pensar que el tiempo juega a su favor, cuando el tiempo es eterno, solo de Dios que sabe paciente esperar la hora para que una gota entre en tu interior y seas tú mismo en el mismo abismo, el reflejo de todos los cauces y todos los ríos que llevan al mar.

Que listos los listos que saben del presente del pasado y del futuro del abismo, empujan sin parar, para caer detrás de los que han caído, sin pensar que otro viene detrás empujando en lo mismo Gira la rueda, rueda del Molino. que, si trigo has sido harina serás. Pan de los hambrientos, agua del sediento, paz para la paz que habita en nosotros por más que el abismo se la quiera llevar.

Y te cuento un cuento, esto no es verdad, es la misma mentira que te quieres llevar, dos y una tres, tres y dos son cinco, por detrás te la incoó, por delante vendrás y otra mentira me contaras.

Y si te lo digo, si no quiero hablar, cual es el motivo que viene detrás, tal vez yo estoy loco, talvez tú lo estas, pero mientras tanto seguimos jugando con la eternidad.

Que ayer era un Duro y casi nadie se acuerda de la Peseta, que el Euro ya está, es nuestra moneda para intercambiar besos y promesas, deseos y penas, deudas y cadenas y todo aquello que quieras comprar.

Que la vida sigue y tú vas detrás, si todo es mentira, cual es la verdad.

En el balance final todo lo que tenía que estar no está. Nunca salen las cuentas, no sé por qué será, tal vez es la moneda que no hemos sabido administrar.

 

Jesús Pérez Marqués