COLECCIÓN MIS 100 Películas favoritas, especial CONFINAMIENTO 2020- Parte 2ª CIUDADANO KANE (CIT IZEN KANE) CRÍTICA DE CINE POR: ÀNGEL MARTÍNEZ



COLECCIÓN MIS 100 Películas favoritas, especial CONFINAMIENTO   2020- Parte 2ª

CIUDADANO KANE (CIT IZEN KANE)

CRÍTICA DE CINE POR: ÀNGEL MARTÍNEZ

 

Género:        Periodístico/ Película de culto

Año:            1941

Duración:    119 minutos

País:            USA

Director:     Orson Welles, Herman J. Mankiewicz

Guión:         Orson Welles

Música:       Bernard Herrmann

Fotografía:  Gregg Toland (B&W)

Productora: RKO / Mercury Theatre Productions

Intérpretes:   Orson Welles, Joseph Cotten, Everett Sloane, George Coulouris, Dorothy Comingore, Ray Collins, Agnes Moorehead, Paul Stewart, Ruth Warrick, Erskine Sanford, William Alland, Alan Ladd, Arthur O'Connell, Fortunio Bonanova

La rebelión contra el establishment, fue el principal objetivo del excéntrico creador, Orson Welles. Tal insurrección, acometida por Welles, fue muy criticada en la época, por los voceros del magnate periodístico y empresarial William Randolph Hearst, ya que se basaba en su vida, la de un niñato rico y consentido, que toma y destruye lo que se le antoja.  El mismo  Randolph Hearst, que fue uno de los padres del sensacionalismo y la prensa amarilla, a la que años más tarde bautizaron como papel couché, para disimular el insoportable hedor que desprende.

Uno de sus pelotazos periodísticos, lo dio en competición de otro gran magnate, nada más y nada menos que Joseph Pulitzer.

El tema era, a saber: El hundimiento del barco de guerra norte-americano, hundido en Cuba, y que dio origen a la guerra entre España y USA, el acorazado Maine. Mientras Pulitzer, publicaba en primera plana, en grandes titulares (¡GUERRA, GUERRA CONTRA ESPAÑA, YA!), el bueno de Randolph Hearst, ofrecía recompensas de 100.000 $, al que diese oportunas pistas de los asesinos. Tiempo más tarde se supo, que fue un ataque de falsa bandera, es decir fueron los mismos USA, los que asesinaron a casi trescientos de sus compatriotas, para justificar la guerra contra España, aprovechando la debilidad que atravesaba la ibérica tierra, por los conflictos independentistas de Cuba y Filipinas.

La película ofrece planos muy directos, primeros y primerísimos planos, para centrarse tanto en el detalle visual, como en la narrativa. Radiografiando no sólo a Hearst, sino al inmisericorde especulador yanqui, caprichoso sin alma y dispuesto a lo que sea, para ganar por supuesto honor, hasta en el juego de las chapas. Lo que sea por tener la razón

Definida por François Truffaut como "la película que más vocaciones cinematográficas ha despertado en el mundo" y considerada durante décadas como la mejor película de la historia del cine,  el estreno de 'Ciudadano Kane' en Estados Unidos pasó sin pena ni gloria. La película tuvo su premiere el 1 de mayo de 1941 en el New York City de Nueva York. A lo largo de ese mes y los sucesivos se fue estrenando en las distintas ciudades americanas, siempre en pequeñas salas y de forma discreta.  La razón fue la enorme presión que William Randolph Hearst,   que prohibió cualquier anuncio, crítica o mención en sus periódicos, en los cuales sus periodistas difamaban a Orson Welles. Hearts presionó incluso a Louis B. Mayer, de la MGM, para que, en nombre de toda la industria cinematográfica de Hollywood, ofreciese a la RKO Pictures, productora del filme, 805.000 dólares a cambio de destruir todas las copias de la película y quemar los negativos. Afortunadamente la RKO no hizo caso a la oferta y Orson Welles utilizó esta descomunal campaña mediática como propaganda logrando estrenar el filme en Los Ángeles, donde Hearts presionaba hasta el límite a Hollywood para que ignorase el filme, y poco después en diferentes países de Latinoamérica.

 

En el libro 'The Chief: The Life of William Randolph Hearst', el escritor y crítico David Nasaw indica que las acciones efectuadas por Hearst no fueron el único motivo por el que 'Ciudadano Kane' fracasó en taquilla; el autor afirma que las innovaciones que Welles introdujo en la narrativa cinematográfica, así como el oscuro mensaje que transmite la película -la búsqueda del éxito que, a la larga, resulta inútil- provocaron que el gran público no apreciase sus méritos. Así, en 1942, pese a que había logrado el Oscar al mejor guión -recibió nominaciones a mejor película, mejor director, mejor actor principal, mejor fotografía, mejor dirección artística, mejor montaje, mejor música y mejor sonido-, el filme estaba completamente olvidado y ya no se exhibía en ningún cine. En Europa, en plena II Guerra Mundial, la película no se distribuyó.

Una vez finalizada la contienda, los cines franceses volvieron a abrirse a las producciones de Hollywood. De esta manera 'Ciudadano Kane' se estrena en París en 3 de julio de 1946, junto con un lote de películas americanas prohibidas en Francia durante la ocupación. Truffaut recordaba aquel estreno: "Quizás por afición a lo extranjero, o por afán de novedades, o por romanticismo y amor a lo vivo, decidimos que nos iba a gustar cualquier cosa que procediera de Hollywood. En ese ambiente, propio del año 46, nos enteramos de que existía Orson Welles, con la misma edad que tenía Eisenstein cuando rodó 'El acorazado Potemkin'".

Truffaut, en 'Las películas de mi vida', siguió recordando el descubrimiento de 'Ciudadano Kane': "Un artículo de Jean-Paul Sartre, que había visto la película en Estados Unidos, preparó el terreno, y las críticas fueron unánimemente elogiosas". Cuando parecía que William Randolph Hearst se había salido con la suya y que 'Ciudadano Kane' estaba condenada al olvido, los jóvenes críticos franceses que comenzaban a escribir en 'Cahiers de Cinema' y que diez años después darían el salto a la dirección cinematográfica creando 'La nouvelle vague', consagran la película de Welles como una obra maestra, dándole a la película una nueva vida. "El talento de Orson Welles nos parecía más próximo a nosotros que el talento de los directores americanos tradicionales a causa de su juventud y romanticismo", escribía Truffaut. En su ensayo de 1950, 'La evolución del lenguaje cinematográfico', el crítico André Bazin recordó como 'Ciudadano Kane' marcó el comienzo de una nueva era en el cine.

El que en Francia fuese considerada como una obra maestra provocó un efecto rebote y que en Estados Unidos fuese vista con una nueva mirada y aclamada por los mismos críticos que pocos años antes la habían defenestrado. El mítico crítico estadounidense Andrew Sarris, que incluyó a Welles en "el olimpo de los directores" en su imprescindible libro 'El cine norteamericano', asegura que fue Welles el que "inoculó en el cine norteamericano la ambición artística".

En España, según recuerda el crítico Diego Galán, 'Ciudadano Kane' no se estrenó "hasta 1966, es decir, 26 años después de su realización. Cosas de la censura". En concreto lo hizo en Madrid el 10 de abril de 1966.

Mi puntuación es de 5 ★★★★★ (sobre ★★★★★ 5)

 

Àngel Martinez