ADÚ CRÍTICA DE CINE POR: ÀNGEL MARTÍNEZ

ADÚ

Género: Drama Social
Año: 2020
Duración: 119 minutos
País: ESPAÑA
Director: Salvador Calvo
Guión: Alejandro Hernández
Música: Roque Baños
Fotografía: Sergi Vilanova
Productora: Ikiru Films, La Terraza Films, Telecinco Cinema, ICAA, Mediaset España, Mogambo, Netflix
Intérpretes: Luis Tosar, Anna Castillo, Moustapha Oumarou, Álvaro Cervantes, Miquel Fernández, Zayiddiya Dissou, Jesús Carroza, Ana Wagener, Nora Navas, Marta Calvó, Josean Bengoetxea, Jose María Chumo, Candela Cruz, Rubén Miralles, Emilio Buale

 

 


ADÚ

CRÍTICA DE CINE POR: ÀNGEL MARTÍNEZ

 

Juega al engaño desde su planteamiento. En teoría son tres historias, y cuando se inicia esa estructura, se debe mantener hasta el final. Historias que deben entre-cruzarse, para converger en una sola, como lo hacen los ríos, y juntos desembocar en el mar. En el mar de Adú, los ríos tienen riadas, y la historia de Luís Tosar, sería como el Guadiana, aparece y desaparece sin más.

Sólo hay una línea troncal, la de Adú, el resto son de relleno claramente.
Se inicia esta odisea, en el Camerún, donde Luís Tosar, es un filántropo y activista, que financia su propia ONG, para salvar a los elefantes de la caza furtiva. También de Camerún es Adú, un niño de 6 años, que accidentalmente ve como unos furtivos matan a un elefante, para robarle los colmillos.


A su vez en Melilla, en la frontera entre España y Marruecos, se presenta la tercera historia, la Guardia Civil,
y un conflicto por la muerte de un inmigrante en el salto de la valla.
Disponer para la música, con el laureado Roque Baños, es algo sensacional, pero a gusto del realizador, se excede en la banda sonora, la esencia se despacha en frascos pequeños.


Salvador Calvo, con un amplio historial en series de televisión, desde Policías, hasta la empalagosa Lo Que Escondían sus Ojos. También es el realizador de películas, Los Últimos de Filipinas, con Tosar como protagonista. Mejor narrada que Adú, relatando como los soldados españoles defendieron sin cuartel, su puesto de defensa, ante la caída del imperio español, por parte de los Estados Unidos e Inglaterra.


No se quiere mojar en nada, los Guardia Civiles son malos, pero casi. Los inmigrantes tienen razón, o casi. Cuando se trata de temas tan injustos socialmente, no valen las medias tintas.
En occidente somos así, vemos a niños de 4 años ahogados en la orilla del mar, y nos conmueve 5 o 6 minutos, hasta que hacemos zapping, para ver otro imprescindible spot publicitario.


A pesar de sus limitaciones argumentales e incoherencias, la película se deja ver. Apoyada por la interpretación del niño, de Moustapha Oumarou, destila ternura, y una inocencia propia de su corta edad, en pleno y forzoso ocaso. Desde Camerún, pretende viajar hasta España, donde está su padre, ara ello su tía, contrata a una mafia, que engaña al niño y a su hermana mayor. En ese periplo conoce a Massar, un chaval de unos 14 años, con una historia desgarradora, y que en la miseria ayuda y se apiada de Adú.

Mi puntuación es de 2 ★★ (sobre ★★★★★ 5)

.

Àngel Martinez