Leo Messi una estrella fugaz que brillara siempre

Leo Messi comunicó el martes veinticinco de agosto su intención de dejar el Barça. A través de un burofax remitido a los servicios jurídicos del club, el jugador explicó su decisión de activar la cláusula que le permite salir a final de cada temporada, una fecha difícil de delimitar y que supondrá un litigio con el Barcelona.

El club entiende que la cláusula de escape expiraba el pasado 10 de junio y, por tanto, el rosarino tiene contrato en vigor hasta el 30 de junio de 2021 y una cláusula de rescisión de 700 millones. Messi considera en cambio que el curso ha acabado ahora, una vez finalizada la Champions, y el sentido de la cláusula es extrapolable a la situación actual, condicionada por la covid-19.

El litigio del jugador con el club se anuncia complicado e interesante para varios clubes que estaban a la espera de la decisión de Messi. El Manchester City elaboró hace tiempo un informe fácil de actualizar sobre la viabilidad económica del fichaje del argentino si el jugador decidía abandonar un día el Barcelona. También esperan el Manchester United, el Paris Saint Germain y el Inter.

Todos coinciden en cualquier caso en que quien tiene que mover ficha ahora es el argentino cuya incomodidad era manifiesta después de advertir que se sentía más fuera que dentro después de una conversación mantenida con Ronald Koeman.

La salida de Messi se presenta mucho más crítica porque ambas partes se comunican por burofax.

Leo Messi en el momento más crítico de su vida, en medio de una pandemia y con la carga del peso de ser el mejor jugador del mundo tiene que mirar a las estrellas para definir que será o va a ser lo mejor para él y su futuro, tanto a nivel personal, como profesional no dejándose llevar por un meteorito o una estrella fugaz, si no por el equilibrio de poner en la balanza, su carrera, su persona y su familia. Ya que una estrella como Leo Messi brilla y brillara siempre en cualquier parte del mundo.

Redacción primacía

Reproducimos el artículo publicado en nuestra revista en la entrega de su sexto Balón de Oro

Leo Messi gana su sexto Balón de Oro

" Dios quiera que me queden varios años más para seguir disfrutando. Soy consciente de la edad que tengo y estos momentos se disfrutan muchísimo más porque se va acercando el momento de la retirada".

Leo Messi ya tiene su sexto Balón de Oro después de imponerse en las votaciones para alzarse con el prestigioso galardón que le reconoce como el mejor jugador del planeta, haciendo doblete tras llevarse el The BestEra un secreto a voces que el argentino recuperaría el trono dorado tras cuatro años de dominio madridista.Leo, acompañado de su mujer y sus dos hijos mayores, además de por la plana mayor del club, también representado por Ter Stegen, Griezmann y De Jong, recogió el trofeo en la gala de París de la mano de Luka Modric, que acudió a la invitación de France Football en un gesto que le honra, puesto que esta vez no estaba ni entre los finalistas.

Antes, se sentó en una silla que emulaba la de un director de cine para ver el vídeo que la organización le tenía preparado, en el que aparecía su mujer y su familia al completo. Le costó aguantar las lágrimas. El de Rosario recupera el trono de 2015, tras encadenar cuatro entre 2009 y 2012.

Su discurso fue emotivo, después de las palabras protocolarias respecto a rivales y compañeros: "Me acuerdo que para mi primer Balón de Oro vine a París con 22 años, con mis tres hermanos, era algo increíble, ahora 10 años después estoy en un momento diferente, muy especial en mi vida personal con mi mujer y mis tres hijos, que me acompañan junto con mi hermano y un sobrino. Como decía mi mujer en el mensaje, en todo este tiempo nunca dejé de soñar, de seguir queriendo crecer, de seguir mejorando día a día y sobre todo disfrutando del fútbol. Gracias a Dios puedo hacer lo que amo desde que tenía uno o dos años y Dios quiera que me queden varios años más para seguir disfrutando. Soy consciente de la edad que tengo y estos momentos se disfrutan muchísimo más porque se va acercando el momento de la retirada y es difícil. Repito, si bien me quedan varios años más, en estos momentos parece que el tiempo vuela y que pasa todo muy rápido. Espero seguir disfrutando del fútbol, de mi familia, de los rivales y de esta vida que tengo"

Messi se impuso a los campeones del Liverpool Van Dijk (2º) y Mané (4º), que a pesar de eliminar al Barça y alzarse con la Champions no han sumado tantos votos como el 10 azulgrana, y a Cristiano Ronaldo (3º), los cuatro finalistas que la organización dejó para el final. El top ten lo completan Cristiano, Salah, Mbappé, Alisson, Lewandowski, Bernardo Silva y MahrezEn la lista de los 30 finalistas no ha habido ningún jugador español, algo inédito en las últimas dos décadas.

Messi, Pichichi y Bota de Oro de la pasada temporada, ganó la Liga, no pudo llevar al Barça a la final del Metropolitano tras la debacle de Anfield a pesar de ser también el máximo anotador de la competición (12), y cayó en la de Copa contra el Valencia, aunque también marcó en el Villamarín.

Leo se convierte en el jugador con más Balones de Oro de la historia con la media docena de galardones, que le elevan por encima de Cristiano Ronaldo, ausente en París, en ese pulso que han mantenido más allá de la última década y que ahora se desequilibra del lado de Messi.

Redaccion.Primacia.