LAS DOS CABEZAS Jesús Pérez Marqués

 

 

LAS DOS CABEZAS

Las dos cabezas, me están volviendo loco

Ya no sé lo que hago ni lo que digo

Solo piensan en ti, cada segundo

Un compromiso, una quimera,

una ilusión, una obsesión

cuando te entregas y miras a la puerta

para ver quien llega.

Y te vas y me dejas como una rosa herida

o un corazón hambriento o un recuerdo inacabado.

O por que vino el lobo y no se lavó los dientes,

por qué estabas ausente, y vinieron detrás

los impuestos del contribuyente.

Vuelta a empezar, repetimos

No se puede evitar el amor si es divino

O vino detrás el timo de quien lo quiere robar

y llevarse los besos que nos dimos. que nos damos

cuando juntos estamos.

Unir las dos cabezas es un castigo

Si el amor es amor, que compromiso

Cuando una quiere jugar y la otra estar contigo.

Si me dejas entrar, solo estaré un ratito

Pero dime antes, si compartes lo mismo

un destello de luz, tus ansias, tus entrañas

el impulso de un beso, en la entrega absoluta de lo bello

 

El amor si es amor es divino lo alimentas en ti

le susurras al oído, y lo haces a la semejanza de tus sentidos

 

Y vuelves a pelear con tu cabeza

que le hace deslumbrar con la belleza

y no con los sentidos que van siempre al amor, al mismo sitio

el amor, amor que hemos dado y recibido

y queremos tener y retener para el camino.

Jesús Pérez Marqués