Ruth Lorenzo publica “Crisálida”

Ruth Lorenzo publica “Crisálida”

 Compuesta junto a George Tizzard y Rick Parkhouse, “Crisálida” empieza con el sonido “del silencio” y el primer vuelo de esa mariposa.

Gritar querido miedo, ya no te tengo miedo es siempre el primer paso para superarlo y empezar una metamorfosis. Esta ocurre dentro de la “Crisálida“, como bien plasma Ruth Lorenzo en su nuevo sencillo. Este segundo lanzamiento parte de un origen lleno de oscuridad y progresa para empezar a construir alas y camino.

Miedo” fue una declaración de intenciones. Describe todos esos momentos en los que esa sensación era la única que la acompañaba -y que la limitaba-, hasta que ha aprendido a luchar contra él. Un videoclip con planos muy cortos y expresivos que se van intercalando y fundiendo en el negro, hasta que la artista alcanza el rayo de luz del que tirar. Ahora, “Crisálida” es el siguiente escalón en la transformación y el crecimiento personal. Esa es su esencia: “Un espacio sin ruido exterior donde reconoces tu identidad” (vía ABC).

En una melodía nostálgica y explosiva a la vez, ganan presencia la distorsión de guitarras y la percusión. Además del protagonismo de sus propios coros y un impecable falsete, la voz de Ruth Lorenzo va creciendo. Todo parte de un ritmo entrecortado, sobre una “tímida” instrumental que va incorporando elementos electrónicos hasta que se libera en el estribillo: “Muerte a mi ego, vuelvo a nacer; de las cenizas, florecer; muerte a mi ego, resurgiré; desde el origen, renacer como un haz de luz; la crisálida en la oscuridad, a volar“.

La artista se hace una autopromesa (“I’m gonna reborn again“) con la que conecta las diferentes estrofas que cuenta. Ruth suena a rabia y determinación; se rompe en cada grito, pero nunca pierde la fuerza.

La canción está acompañada de un videoclip muy acompasado a nivel musical. Caracterizado por una estética vintage, vinculada a otra época, una en la que la realeza vistiese siempre de gala. Especialmente con el último look, en este caso, el simbolismo se sitúa en una mansión que lleva cierto tiempo abandonada. Por fin, la luz vuelve a atravesar el polvo y a llenar cada esquina del espacio vital.

Esta producción de Nicolás Martínez (Eighty4TV), también recuerda a Sia y al equipo que forma, habitualmente, con la bailarina Maddie Ziegler en algunos de sus vídeos coreografiados. En este visual, la niña y la adulta representan dos versiones de una misma que luchan entre sí, es el conflicto previo a volver a nacer. Mientras, Ruth observa los restos de su crisálida, es ya el fénix tras las cenizas. Aun así, en un punto de la transformación, las tres se unen para completar una metamorfosis, a pesar del sufrimiento y la destrucción propia en el proceso. Finalmente, unos segundos que se esconden después de los créditos revelan que la artista vuelve a nutrirse de esa luz exterior.

Redaccion.Primacia.\