Divina Cleopatra inicia gira por España en el Teatro Poliorama de Barcelona.

 María Bayo vuelve para hablarnos de Cleopatra. Tirando del recuerdo de la que fue su primera interpretación del rol en la ópera de Handel, María comparte con el público su fascinación por una mujer fuerte, poderosa y que amó con libertad, pero de la que solo tenemos constancia a partir de la visión sesgada de testimonios masculinos. Sin renunciar a los oropeles del Hollywood clásico, María, en este viaje tanto musical como teatral, nos acaba mostrando las mil facetas del personaje, metiéndose en su piel con citas que van desde Shakespeare a Bernard Shaw. Y así, la cantante acaba mezclando sus puntos de vista sobre el polémico personaje con su propia experiencia vital, como mujer fuerte que se ha hecho a sí misma y que ha llegado muy lejos, pero que por esa misma razón también lo ha tenido que pagar caro.

El barcelonés Teatro Poliorama vio el estreno de Divina Cleopatra, el nuevo espectáculo protagonizado por la soprano María Bayo. Un one woman show centrado en la figura histórica de Cleopatra que combina texto y fragmentos musicales de autores que van desde Händel hasta Piazzolla. El texto es de Marc Rosich, quien firma también la dirección escénica y que estructura el guion a partir de conversaciones con la soprano, con quien ya trabajó en la obra de teatro Master Class, de Terrence McNally, en la cual la cantante encarnaba a Maria Callas en sus legendarias clases magistrales en la Juilliard School de Nueva York. Para esta nueva aventura Bayo ha contado con los arreglos y la dirección musical de Dani Espasa.

La premisa de la que parte el espectáculo son las cintas que, durante el confinamiento, encuentra la cantante de las representaciones de Giulio Cesare de Händel que ella misma protagonizó dirigida por René Jacobs. Fue la primera vez que interpretó el rol de Cleopatra, «una mujer de gran personalidad injustamente tratada por la historia, en buena parte por culpa de Octavio Augusto, pero sobre todo porque, salvo algunas excepciones, siempre ha sido analizada y tratada desde un punto de vista masculino.

Bayo, Rosich y Espasa han trabajado conjuntamente en la elección de las piezas musicales. «Hemos estado durante meses en constante diálogo los tres para acabar de definir la música y paralelamente he ido escribiendo el texto. No ha sido antes ni lo uno ni lo otro, sino que el proceso creativo se ha desarrollado de manera orgánica», comenta Marc Rosich. Y añade que uno de los aspectos «más difíciles» ha sido «decidir qué tipo de acompañamiento musical íbamos a utilizar. Finalmente, Dani Espasa ha hecho unos magníficos arreglos para un trío formado por acordeón (Roma Gottwald), Guitarra (Darío Barroso) y violonchelo (Joan Palet)».

 

Sònia Figuerola

Fotos: Gonzalo Mirón