Debería DECIRTE, PERO NO DEBO Jesús Pérez Marqués

Debería DECIRTE, PERO NO DEBO

Jesús Pérez Marqués

Debería decirte…  Pero que te digo…

Si lo que se sabe queda en pasado estando cada momento presente y lo que olvidamos se ha ido.

Pero, cuando menos esperas aparecen y te trae los recuerdos de lo que ha sido para seguir mañana como ayer como siempre más unidos.

Pese a la vida con sus intentos de borrar todo lo bello, el alma te conduce hacia ellos que los tiene guardados como un secreto.

Y renacen los versos de siempre en los deseos donde habita la estancia de nuestros sueños.

Afloran sensaciones que parecía que habían muerto y de repente tú, vivo, ansioso, con el ímpetu del viento, te llevas de tu entorno todo lo negro.

Debiera decirte…  Pero no debo…

No sea que te tomes a pie de letra todos mis sueños y alguien, lo oscuro, lo necio, venga detrás para romperlo.

Ya ves tan solo un espacio intenso, un sentimiento que ha arrastrado bellos recuerdos y te llevan detrás a buscarlos de nuevo.

Pero tú y yo lo sabemos y debemos guardar en el silencio como lo guarda el alma en el más puro secreto, secreto a voces, a besos, a caricias que nacen en los espacios donde vive lo eterno, la habitación de al lado de nuestros sueños.

El poeta viene, se va, apenas un segundo detrás de este momento, me recuerda quien soy y la vida me despierta luego, mañana, pasado, dentro un rato volverá de nuevo y me hará olvidar lo que quería decirte y no debo.

El sabor de una estrella en la punta la lengua me dice que es mentira esta realidad que habita en otro espacio, donde yo nunca estoy, pero que viene y va como un intruso en lo propio, como un ladrón en casa, queriendo robar lo ajeno, sin saber en realidad donde guardo el secreto más vello, la vida, las ganas de vivirla, lo más preciado, mi alma que cohabita a mi lado en habitación de al lado y entro descalzo para no hacer ruido cuando estas soñando y despierto a tu lado.

Debiera, debería  decirte…  Pero no debo…

No sea que te tomes a pie de letra todos mis sueños y alguien, lo oscuro, lo necio, venga detrás para romperlo.

 

Jesús Pérez Marqués